El portavoz del PP, Castañón, conversa con un compañero de bancada/ MC

El grupo parlamentario del PP, encabezado por Francisco Castañón, ha presentado una serie de propuestas para hacer frente a los efectos de la pandemia del coronavirus en la provincia. En total son 20 propuestas, que desde la bancada popular se explica que pueden ser financiadas con el superávit neto del pasado ejercicio, que podría llegar a los 75 millones de euros. Los remanentes brutos ascenderían al doble, en torno a los 150 millones de euros. Hasta ahora el equipo de gobierno, presidido por Eduardo Morán (PSOE), habría cifrado el superávit en tan solo 20 millones de euros. Esta será, sin duda, una de las cuestiones que se debatirán en el próximo pleno telemático, a celebrar la próxima semana.

En un comunicado, los diputados del PP señalan que “la excelente situación financiera de la Diputación, fruto de la buena gestión de las legislaturas pasadas», ha derivado en que hoy la institución provincial cuente con un remanente de tesorería de 150 millones de euros y un disponible de 70 millones, “todo sin contar con ninguna deuda”.

En base a esta excelente situación financiera de la Diputación, el Grupo Popular propone una serie de medidas para ayudar a los pueblos de la provincia a superar la crisis derivada de la pandemia. Las propuestas se han diseñado en cuatro grupos de actuación: apoyo a los ayuntamientos; desarrollo económico en el mundo rural; servicios sociales; y cultura.

Así, se propone  un plan extraordinario de Cooperación Municipal, por importe a 20 millones, que, además de mejorar los servicios de los ayuntamientos, generaría un movimiento económico inmediato en toda la provincia que aliviaría la crisis en muchas empresas.

Esta inversión se  complementaría con otros dos planes extraordinarios: uno de pequeñas obras en juntas vecinales, no inferior a 5 millones, y otro de equipamiento sanitario y de limpieza para Ayuntamientos, por un importe de dos millones.

Además se solicita posponer la recaudación de los tributos, impuestos municipales y las tasas de GERSUL, en la misma línea de lo que se está haciendo actualmente y la supresión de la tasa de recaudación a los ayuntamientos.

Para ayudar al sector agroalimentario, el PP propone subvenciones para facilitar la apertura de canales online de venta de productos y ayudas para facilitar el desarrollo de empresas rurales de reparto y distribución de productos de primera necesidad y alimenticios con origen en el comercio tradicional.

En materia de emprendimiento, desde el PP se propone una línea de subvención abierta sin límite presupuestario y negociar con entidades financieras la creación de una línea específica de crédito a particulares del mundo rural.

En cuanto al Servicios Sociales, el PP propone una partida de ayudas de emergencia por 2 millones de euros que gestionarían los CEAS, y otra de medio millón como apoyo económico a las ONGs asistenciales.

En el último capítulo,  el Grupo Popular defiende la creación por parte del Instituto Leonés de Cultura (ILC) de una plataforma digital interactiva.

El Grupo Popular ha manifestado su deseo de abrir un dialogo y consensuar con el recto de los partidos la aprobación de estas medidas.