El desplome del valor de las acciones de Unicaja Banco ha propiciado que otro banco, el Santander, a través de su gestora de activos Santander Asset Management, haya comprado un 2% del capital del banco andaluz por un importe de  22,63 millones de euros. Con esta compra en Bolsa, el Santander se convierte en el segundo accionista de Unicaja y eleva su participación al 5%, según informa la plataforma digital Bolsomanía.

El primer accionista de Unicaja, con fuerte implantación en Castilla y León y en concreto en la provincia leonesa, es la Fundación Unicaja, que controla el 50%. La Fundación está presidida por el auténtico hombre fuerte de Unicaja, Braulio Medel, ex presidente del banco y quien desde la Fundación controla el día a día de la entidad. Fue precisamente Medel quien abortó la fusión con Liberbank por temor a que la Fundación bajase su presencia en el banco resultante por debajo del 30%.

El Santander ha aprovechado el mal momento por el que atraviesa Unicaja en Bolsa para realizar esta compra. Unicaja cotiza en estos momentos cerca de sus mínimos históricos, en torno a 0,70 euros por acción, lo que supone una caída del 40%. Las acciones de Unicaja comenzaron el año con un valor de 1,2 euros por acción. Tuvieron un repunte con el anuncio de su fusión con el banco asturiano Liberbank y volvieron a caer tras la ruptura de las negociaciones. Un desplome en toda regla.

Otro accionista relevante de Unicaja, con una participación de alrededor el 5%, es Indumentaria Pueri, el grupo de empresas de la familia Domínguez, propietaria de la marca de ropa Mayoral, con sede en Málaga.

PLAN ESTRATÉGICO

El movimiento del Santander en el capital de Unicaja se produce días después de que la Junta General Extraordinaria de Accionistas de Unicaja aprobase el nombramiento de Ángel Rodríguez de Gracia como nuevo consejero delegado del banco en sustitución de Enrique Sánchez del Villar, la única víctima en el banco andaluz por el fracaso de la fusión con Liberbank.

Rodríguez de Gracia tiene como primer objetivo la redacción de un nuevo plan estratégico cuatrienal, cuyos principales objetivos son la reducción de costes –menos empleados y cierre de oficinas- e impulsar el mundo digital.

Asimismo, estos movimientos internos coinciden con la decisión de la dirección andaluza de Unicaja del traslado forzoso de varias decenas de empleados desde las provincias del norte, como León, al territorio andaluz. La única alternativa a los traslados forzosos es el despido.

Por otra parte, esta misma semana se ha conocido que un juzgado de León no ha aceptado la petición de la Fundación Obra Social de Castilla y León (Fundos) de prohibir a Unicaja la venta de las propiedades que la Fundación reclama como suyas. Fundos ha denunciado a Unicaja por apropiación indebida de obras de arte y de propiedades de inmuebles por valor superior a los cien millones de euros. El pleito puede demorarse durante más de dos años.