El alcalde con el ministro de Cultura el pasado 3 de septiembre en Madrid

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribe, visitará la capital leonesa a lo largo del mes de octubre, en fecha aún por concretar, según ha anunciado esta mañana el alcalde, José Antonio Diez. La visita corresponde a la invitación que el alcalde hizo al ministro el pasado 3 de septiembre con motivo de la inauguración en el Archivo Histórico Nacional en Madrid de la exposición  “Enrique Gil, un romántico en la construcción de Europa”.

Aunque la agenda aún no está cerrada, uno de los asuntos que el alcalde expondrá al ministro será el futuro del teatro Emperador, cerrado desde hace años y con un deterioro progresivo. Asegura el alcalde que hay sobre la mesa varias propuestas interesantes para exponer al ministro, aunque no ha concretado ninguna.

Bajo la presidencia en el Gobierno del leonés Rodríguez Zapatero ya se propuso el edificio del Emperador como sede nacional de un organismo vinculado a las artes escénicas, que, finalmente, no llegó a concretarse. Desde entonces no se han planteado nuevas propuestas para este edificio propiedad del Ayuntamiento.

MUSEO DEL PRADO

Otra las cuestiones pendientes es hacer realidad la moción aprobada hace ya más de un año por el Pleno del Ayuntamiento referida a negociar con el Museo del Prado una exposición de alto nivel en la capital leonesa. La propuesta de exposición fue planteada por el propio director del Museo del Prado, quien en la inauguración en León de una exposición sobre Rubens, aseguró su deseo de abordar la asignatura pendiente que el Museo tiene con la ciudad de León al ser la única capital de provincia de España que no tiene en depósito ninguna obra de arte del Museo. Han pasado los meses y Ayuntamiento, Ministerio y Museo del Prado no acaban de concretar esta exposición.

SAN MARCOS

En otro orden de cosas, Diez no ha querido posicionarse sobre la polémica en torno al acabado de la reconstrucción del interior del Parador de San Marcos, que, según las primeras fotografías conocidas, representa un choque estético de corte vanguardista en un edificio joya del plateresco español (S. XVI). En ese interior predominan el acero, aluminio, cristal y pladur frente a la clásica madera y piedra del interior de un monumento histórico y joya universal del Renacimiento español.

El alcalde se reserva su opinión hasta no visitar el Parador y conocer personalmente la reforma interior, aunque ha mostrado su deseo de que la reforma se ajuste al proyecto y sea compatible con un monumento histórico de primer orden.