El trasgresor Jonathan Notario instala su obra en el Centro Leonés de Arte

“Paraíso perdido” es una crítica la cultura tecnológica importada de los USA a través de elementos artesanos

El complejo del Centro Leonés del Arte (CLA) y el Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la capital leonesa tiene ya todas sus salas de exposiciones ocupadas, tras la inauguración esta mañana de “Paraíso perdido”, del artista leonés Jonathan Notario. El diputado de Cultura, López Presa, y el director de Exposiciones, Luis García, han presidido la inauguración de esta exposición, en la que ha estado el artista.

Con “Paraíso perdido”, Jonathan Notario invita a pensar sobre la influencia y el alcance de diversas manifestaciones de la cultura popular contemporánea. Mediante una gran variedad de técnicas y soportes como la pintura, el dibujo, la fotografía, el vídeo y la instalación, Notario reflexiona especialmente sobre el papel de la tecnología como sistema genérico de control directo sobre el hombre, sistema que en última instancia puede acabar por eliminar su libertad y su voluntad.

El autor explica los pormenores de su obra

“Utilizo el arte como como un juego de simulación desde el cual poder reflexionar sobre el ser humano, cuestionando la forma en la que la ficción y la realidad se relacionan entre sí -ha expresado el autor-. Para ello empleo una labor didáctica, relacional, empática y respetuosa con el espectador, y siempre mediante la creatividad y el humor”. De este modo, el artista leonés hace uso de la pintura, el cómic, la fotografía, la videocreación y las escenografías, y de materiales como madera, cartón, papel y plástico, con técnicas artesanales y de bajo presupuesto, para “simular procesos de representación industriales o estandarizados de alta gama y presupuestos colosales, como son los de la industria juguetera, el merchandising, el mundo del cine, la industria del libro, la creación de parques temáticos, etcétera”, recordó.

Una crítica a los parques temáticos/MC

Para Luis García, comisario de la muestra y director de Arte y Exposiciones del Instituto Leonés de Cultura, la propuesta de Notario “incorpora dos cuestiones interesantes: por un lado, una revisión de la pintura y la escultura como lenguajes expresivos válidos en pleno siglo XXI, y por otro el empleo de medios artesanales básicos que utilizan un lenguaje y unas formulaciones próximas al ámbito del cómic, el diseño, la publicidad y el marketing comercial”.

CRÍTICA Y MANIPULACIÓN

“Paraíso perdido” se centra en los trabajos de investigación realizados por el artista en los últimos diez años y presenta un fuerte componente crítico, sobre todo en relación con la “dictadura y control que suponen actualmente las nuevas tecnologías, que hacen que la realidad se transforme totalmente y que mucha gente acabe por ser incapaz de discernir entre lo virtual y lo real”, como anota Luis García.

Una de las obras de la exposición/MC

“Mis proyectos suelen ser participativos y juegan a simular aspectos populares y lúdicos con los que todo el mundo puede identificarse, y acaban formando parte de su imaginario colectivo”, comenta Jonathan Notario, y pone como ejemplos de lo dicho, y del humor que acompaña siempre a sus propuestas, creaciones como “Worker Man, el muñeco que me sustituye en el trabajo”, la “pasta tapa huecos” o la “bomba atómica anti discusiones”.

La exposición ‘Paraíso perdido’ podrá verse durante los meses de septiembre y octubre, en la sede del Centro Leonés de Arte, de forma gratuita y en horario de martes a viernes de 18:00 a 21:00 horas, sábados de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00, y domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas.

TRAYECTORIA

La obra de Jonathan Notario ha sido incluida en el catálogo de videoarte español del Museo Reina Sofía y ha recibido premios, distinciones y ayudas como la beca Vegap, el Premio Injuve 2010, el Premio de Artes Plásticas de la Universidad Complutense, el primer Premio Carriegos de Artes Visuales, el premio de adquisición de obra en el Certamen de Jóvenes Artistas de Castilla y León o el premio de cómic de Arte Joven organizado por la Junta de Castilla y León. Actualmente trabaja con varias galerías como Blanca Soto y Mad is Mad, de Madrid, y su obra ha integrado diversas exposiciones colectivas e individuales.