La Diputación de León apuesta por fomentar el turismo en las estaciones de esquí de San Isidro y Leitariegos. Estas dos estaciones son el emblema del turismo blanco en el área noroeste y, además, el frío clima leonés favorece que estén entre las estaciones que también son un atractivo turístico durante la primavera.

Vista de la estación leonesa de esquí de Leitariegos

La comarca de Laciana, limítrofe con Asturias, cuenta con una estación de esquí pequeña y muy coqueta. Se trata de la estación de Leitariegos. Este espacio natural se halla en un enclave de belleza natural: las faldas de Cueto de Arbás de la cordillera Cantábrica.

El paraje dispone de todos los servicios para que los aficionados a los deportes blancos disfruten de una escapada. La estación tiene un hotel y en las proximidades hay más de un millar de plazas hoteleras. Es ideal para familias, amigos y grupos, que podrán disfrutar de unas cuidadas instalaciones, así como de la escuela de esquí que se halla en el complejo.

Vista de la estación leonesa de esquí de San Isidro

Desde la estación de esquí y montaña de San Isidro hay vistas a los Picos de Europa, en la cordillera Cantábrica. Se trata de un lugar especial por sus cualidades paisajísticas y por las posibilidades que ofrece gracias a su orografía.

Los visitantes pueden disfrutar de este privilegiado espacio durante todo el año. Uno de los recursos de ocio es hacer excursiones por los pueblos de los alrededores, para conocer la cultura y la gastronomía, y, naturalmente, practicar montañismo, escalada o senderismo. Por supuesto, también se puede disfrutar de rutas a caballo, en bicicleta y navegar en el embalse del Porma.

La implicación de la Diputación de León en la conservación, mantenimiento y promoción de estas dos estaciones de esquí posibilita la puesta en valor de esta zona, que es patrimonio natural de la provincia.

El «Turismo Blanco» es cada vez más un aliciente económico para nuestra provincia, de hecho, de los casi dos millones de esquiadores han pasado por las estaciones de la península las pasadas Navidades y 36.000 de ellos lo han hecho en las pistas de León.

A lo largo de 18 días -entre el 20 de diciembre y el 6 de enero- San Isidro ha registrado 30.500 esquiadores, a los que hay que sumar los más de 5.000 que ha recibido la estación de Valle Laciana-Leitariegos.
Para la estación de San Isidro estas Navidades han sido las de mayor afluencia de la última década, con el pasado 4 de enero con 3.349 esquiadores como jornada estrella. En Valle Laciana-Leitariegos, el sábado 28 de diciembre fue el día de máxima afluencia con 676 usuarios.