Carmen Mayo es la directora artística del Festival Internacional de Música de Cámara Fundación MonteLeón desde sus comienzos (este año se celebra la décima edición) y disfruta infinitamente con su trabajo al compás de la música. La leonesa, afincada en Valencia, nos desvela los secretos del éxito del Festival leonés y lo que ha significado para León acoger recientemente su asamblea de otoño de FestClásica.

¿Qué ha significado para el Festival Internacional de Música de Cámara de la Fundación Monteleón ser el anfitrión de la asamblea de otoño de la Asociación Española de Festivales de Música Clásica?

Para nosotros – tanto el Festival como la Fundación – ha sido un hecho muy importante ya que FestClásica es la asociaón de referencia para la música clásica de nuestro país y acoge los festivales de música más importantes de nuestro país, cargados de tradición e historia como Granada, Peralada, Santander…

Es todo un honor que a pesar de ser más jóvenes estemos en ese grupo de festivales selectos – llevamos ya 3 años – y más aún, ha sido una gran responsabilidad haber sido anfitriones de la última asamblea. Poder ofrecerles nuestra ciudad y nuestra casa como sede ha sido algo muy relevante y creo que además ha sido una asamblea inolvidable para todos. Hemos respondido con trabajo e ilusión a la confianza que depositaron en nosotros y creo que el resultado ha sido todo un éxito.

En esta ocasión se ha puesto especialmente de relieve la voluntad colaboración con los festivales portugueses. ¿Cuáles cree que son los puntos que nos unen? ¿Cree que este encuentro en León ha contribuido a acercar posturas y buscar objetivos comunes?

Obviamente, nos une el amor por la música clásica. En Portugal no existe una asociación como FestClásica, y cuando ellos han visto cómo nosotros buscamos sinergias y luchamos juntos para lograr objetivos, han querido no sólo formar una asociación similar sino también buscar formas de colaboración conjunta para proyectos. Al fin y al cabo somos países cercanos y con muchas cosas en común.

En León han surgido nuevas ideas y se ha materializado esa voluntad de establecer nexos comunes.

¿Cómo ve la «salud» de la cultura y la música clásica en la sociedad actual? ¿Cuáles son los puntos más positivos y los retos a los que se enfrenta?

Yo creo que la salud es buena, pero es cierto que la cultura en general y la música en particular necesita más apoyos. Y el principal es que se refuerce su importancia en la educación, empezando desde los niños y jóvenes. Esa es la base para que la salud de la cultura mejore, porque en España contamos con jóvenes músicos brillantísimos pero es importante que el público sepa apreciarles.

El reto es, como ya comentaba, la educación. Si queremos que el público pueda compartir y disfrutar lo que hacemos, es importante que se le enseñe a hacerlo desde jóvenes. Alguien que ama la música desde pequeño, la disfrutará siempre y si la disfruta, su apoyo hará que la música clásica no sólo perviva sino también avance.

¿Qué aportan los festivales en este contexto?

Crean un ambiente diferente para que todo el mundo pueda escuchar la música de una forma diferente, más directa y personal, haciendo entrar en contacto al músico y a su público. Así se multiplican las sensaciones.

Además, dada la especialización de muchos de los festivales actuales, se da la posibilidad de que el espectador conozca y disfrute diferentes géneros a los que si no, quizá, le sería más difícil llegar: música barroca, contemporánea o en nuestro caso, la música de cámara, por ejemplo.

FESTIVAL MONTELEÓN

Háblenos de la próxima edición del Festival Internacional de Música de Cámara de la Fundación Monteleón del próximo diciembre ¿por qué animaría a los leoneses a participar y disfrutar activamente del mismo?

Creo que los que ya conocen nuestro festival, repiten: hay un público muy fiel. A los que no han venido nunca, les diría que este va a ser un festival muy especial, nuestro décimo aniversario, con músicos que a pesar de su juventud están ya consagrados, artistas invitados realmente excepcionales y reconocidos a nivel mundial.

¿Con quién le gustaría contar en futuras ediciones del festival?

Hay muchos… pero prefiero no desvelarlo, al final siempre hemos tenido la suerte de contar con toda la gente que hemos querido traer y no quiero romper esa racha de suerte, así además se mantiene el factor sorpresa.

¿Cómo ve al público leonés?

Es un público entregado, que sabe apreciar la buena música y sumamente respetuoso a la hora del concierto: muy silencioso y atento, aguantan hasta el final sin ninguna prisa por irse esperando esas notas de “propina” con las que a veces el artista te sorprende en la despedida.

El Festival Internacional de Música de Cámara de la Fundación MonteLeón tendrá lugar del 5 al 8 de diciembre en el Auditorio Ciudad de León, con artistas y grupos como el Quartetto di Cremona, Angela Hewitt, Kebyart Ensemble o el cuarteto de cuerda Akhtamar.