No ha podido ser. A pesar de negociaciones in extremis intentando reconducir la situación en las últimas semanas, la escuela de pilotos FlyByschool ha anunciado que, muy a su pesar, abandona León y anunciará próximamente su nueva sede.

Parece ser que la razón que más ha complicado la obtención de los permisos ha sido el hecho de que el aeródromo leonés sea militar, a pesar de que se dedica también a otros usos.

La aparente imposibilidad de solventar el bloqueo burocrático – un párrafo en el convenio entre Aena y Defensa que obliga a la primera a aportar por cada vuelo de formación lo mismo que por un avión de pasajeros, algo que debido al volumen de operaciones de una academia de vuelo supone más de un millón de euros anuales – ha supuesto no sólo la pérdida de la escuela de pilotos, sino también de la futura escuela escuela de mecánicos que pretendía instalar FlyBy School en La Virgen del Camino junto con todo su centro de mantenimiento de su flota aérea de una veintena de aparatos.

La fuerte protesta social desde todos los sectores y que se reflejó en comparecencias, manifiestos y bajo el ‘hashtag’ #LeónQuiereFlyBy en redes sociales, puso presión a los políticos leoneses y pone ahora el foco sobre su fracaso, dadas la numerosas promesas de que FlyByschool se quedaría lanzadas en campaña electoral el pasado noviembre, especialmente por parte del líder socialista leonés y diputado nacional, Javier Alfonso Cendón.

Hoy, el gerente de la compañía Álex Álvarez, ha anunciado a través de un comunicado oficial que renuncian al emplazamiento en León.

«Tras comprobar que Aena nos solicita un importe adicional de entre 222.000 y 353.000 euros anuales, además de los costes de alquiler por las instalaciones (que suponen unos 40.000€ ) hemos tomado la decisión de abandonar León»

«El primer importe tan solo lo abonaríamos en León y el segundo lo pagaríamos en cualquier aeropuerto que estuviésemos, por ello hemos abandonado la idea de operar desde León, que nos supondría un coste de más de 5 veces el coste de operar en cualquier otro aeropuerto –  no militar – de la red de Aena. También seríamos la única escuela en España a la que se le aplicasen estos sobrecostes».

«Agradecemos mucho a todas las partes, empezando por Aena, Ministerio de Defensa, Ministerio de Transporte, Ayuntamiento de León, Junta de Castilla y León y demás autoridades, todo el apoyo prestado. A los políticos de todos los partidos: PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, Vox… y muy especialmente, a UPL por todo lo el apoyo que nos han brindado. Con la Universidad de León, a la que estamos también enormemente agradecidos, seguiremos colaborando con los simuladores. La base de nuestro centro de formación de mecánicos se localizará fuera de León. Nuestra nueva base de operaciones será anunciada en breve».

Se dice así adiós a una empresa que repercutía muy favorablemente en la economía leonesa – se cree que su marcha se notará especialmente en sectores como el comercio, la hostelería y también en las residencias de estudiantes – y estimaba facturar más de cien millones en los próximos diez años.