“No se puede seguir generalizando y haciendo responsable a la hostelería de ser un foco de contagio. De cara al púbico, por parte de las autoridades sanitarias, se sigue señalando a nuestro sector como uno de los más importantes lugares de contagio. Es injusto y lo único que hace es provocar una pérdida de confianza del público que tiene como consecuencia agravar un problema económico cada vez mayor y que se lleva arrastrando seis meses.” Estas son las contundentes afirmaciones que se realizan desde HosturCyl, la patronal de Hostelería de Castilla y León, ante las medidas adoptadas por el Gobierno central y la Junta que restringen la actividad del sector como medida para atajar la expansión del coronavirus.

Defienden desde la patronal de Castilla y León que la Hostelería es un sector responsable, y que tiene entre sus prioridades para el ejercicio de la actividad en este difícil tiempo, llevarla a cabo sujeta a las prescripciones de las autoridades sanitarias en la materia, luchando así para quitarse ese estigma que se le intenta imponer al tratársele como uno de los principales focos de contagio e infección.

“Fue el primer sector en cerrar ante el problema en el mes de marzo y ahora mismo el más
preocupado en implementar, también porque está obligado a ello, las medidas sanitarias que las autoridades le están requiriendo. Además, no olvidemos la potencia que la cadena de valor de la actividad hostelera y turística tiene en Castilla y León. La hostelería es el distribuidor de otros productos que forman parte de la economía local y que se está viendo afectada de manera directa”, aseguran los empresarios.

Señalan los hosteleros que el último acuerdo de la Junta de Castilla y León, referido a las limitaciones horarias y al cierre del ocio nocturno, genera dudas sobre las que el sector hostelero necesita aclaración inmediata. Dudas en la aplicación efectiva e igual en todo el territorio de la Comunidad, dudas en la aplicación en función o no de la categorización de los establecimientos, en la continuidad del servicio, en la prestación de servicios grupales…etc. “La normativa no es clara, porque no es clara tampoco la terminología empleada. Y eso da lugar a confusiones, y éstas a malentendidos, y éstos a posibles molestias, quejas o lo que es peor, a expedientes sancionadores”.

Algo más necesario incluso que lo anterior, señalan, es la adopción de las cada vez más urgentes y necesarias medidas compensatorias y paliativas desde la administración autonómica. “A la hostelería de Castilla y León, de sus pueblos, de su ciudad, no le sirven los paños calientes ni las buenas palabras. Son muchas las empresas, las familias, las y los trabajadores que dependen de la actividad en nuestras nueve provincias, y no podemos permitirnos el lujo de prescindir de ellos abocándolos a un futuro incierto y tenebroso”.

El sector hostelero asegura que ha colaborado en la adopción de los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias, adaptándose a todas las limitaciones impuestas desde el inicio de la pandemia (cierre obligatorio, limitaciones de aforo, limitaciones de uso de local cerrado, limitaciones horarias…) y en tantas ocasiones aportando solidariamente a los más desfavorecidos por esta crisis. Sin embargo, argumentan que “es ahora es la hostelería la que está enferma y necesita la máxima ayuda posible. El bien del sector, su salud, es también la salud de Castilla y León.”