La ministra Nadia Calviño

El Gobierno español ha pedido a la Unión Europea ayudas crediticias por valor de 20.000 millones de euros para financiar los ERTEs, una herramienta que se ha mostrado eficaz para detener la destrucción de empleo debido a la pandemia el coronavirus. Estas ayudas se inscriben dentro del programa europeo SURE de apoyo al desempleo y contará con un presupuesto de 100.000 millones de euros, destinado a financiar programas de protección a trabajadores, autónomos y empresas

La vicepresidenta Calviño ha asegurado esta mañana en rueda de prensa que “en el caso de España este instrumento permitirá financiar los ERTE, la prestación extraordinaria por cese de actividad para autónomos, la prestación de incapacidad temporal para afectados por el virus o el apoyo a trabajadores fijos discontinuos”.

Una vez que la Unión Europea determine la cantidad de fondos que corresponde a cada país, el crédito se desembolsará a los estados que soliciten este instrumento en varios tramos, de manera que el primero podría recibirse en otoño de este año y el resto, en 2021. En este sentido, el Consejo de Ministros ya autorizó el pasado 26 de mayo el otorgamiento de los avales para participar en el SURE, ya que el instrumento prevé que los estados miembros contribuyan garantizando parte del riesgo mediante aval