Torreón de Escarpizo, escenario de Versos a Oliegos

Una veintena de personas leyeron sus trabajos este pasado fin de semana en la 20 edición de Versos para Oliegos, celebrado en los jardines del palacio de Escarpizo en Otero. Las limitaciones derivadas de la pandemia no impidieron el éxito de este acto cultural, muy enraizado en la tradición de La Cepeda. Asistieron unos ochenta espectadores, cumpliendo a rajatabla todas las medidas de distancia y de seguridad higiénica.

La jornada fue coordinada por el profesor y socio de la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Adolfo Pérez, quien recordó el valor de la cultura para encontrar el sosiego, especialmente en momentos como el actual, recordando las palabras de Tomas de Kempis: “Por doquier, fui tras la paz, y no la hallé, a no ser en un rincón y con un libro”

Versos a Oliegos 2020 ha sido una ocasión para rememorar la partida de las gentes de Oliegos, cantar a la tierra y recordar a Amando Álvarez, un hombre preocupado por la cultura y las tradiciones cepedanas, recientemente fallecido.

Adolfo Pérez tuvo también palabras de agradecimiento para quienes año a año contribuyen al éxito del encuentro, citando entre otros a Juan Carlos Parra, que lleva haciendo la filmación de los encuentros desde su inicio; Turi y Alicia, siempre activos en la organización; Pedro Abajo y Mari Geli Cordero, por las labores de edición y Armando Ramos, coordinador de la recepción de trabajos.

Participantes en Versos de Oliegos

Abrió el turno de los participantes María Teresa García, alcaldesa de Villaobispo, quien recordó que en el acto se celebraban varios aniversarios importantes: el 100 aniversario del Puente Metálico de Sopeña; el 75 aniversario de la marcha de los de Oliegos, y el 20 de la celebración del primer encuentro de Versos a Oliegos.

Tras ella, y Secundino Fernández, presidente de la Junta Vecinal de Sopeña; hicieron uso de la palabra presentando sus obras una veintena de personas de diversas comarcas leonesas, para desgranar historias diversas desde poemas de amor a la tierra y a las gentes de Oliegos a textos críticos con la situación de abandono que sufre el territorio leonés.

Cerró el acto el presidente de la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Amigos de la Cepeda, Saturio Aller, quien destacó que Versos a Oliegos sigue vivo y fiel a su cita, pese a la pandemia y convocó a los asistentes para una nueva cita, en el 2021.

El libro de Versos a Oliegos 2020 no sólo tiene obras destinadas al encuentro poético, sino también al recientemente desaparecido Amando Álvarez Cabeza, y a la historia, gentes y paisajes de Sopeña y Carneros.