Joaquín Díaz, musicólogo y presidente de la Fundación que lleva su nombre, ubicada en la localidad vallisoletana de Urueña, ha traído al Museo Etnográfico Provincial de Mansilla de la Mulas su exposición “El juego de la oca”. Se trata de una muestra temporal, que podrá visitarse hasta el 19 de enero.

Esta exposición ‘El Juego de la oca’ reúne medio centenar de modelos históricos de juegos de oca. Se trata de una selección de tableros europeos (Italia, Francia, Holanda, Inglaterra y España) de uno de los juegos más entretenidos de la historia al que se han atribuido desde su origen muchas aplicaciones adivinatorias, educativas o lúdicas.

Muchos escritos parecen asimilar los juegos de este tipo al Camino de Santiago, a los monjes templarios y a otras fuentes esotéricas como el Tarot, así como a divertimentos como la lotería o los tableros franceses e italianos del mochuelo, hasta que, en el siglo XVI, en Italia, se difunde el actual nombre de la oca.

Basado, aparentemente, en la suerte de dos dados, el juego pretendía ser un remedio del propio camino de la vida y sus obstáculos, representados por 63 casillas cuyo número no era arbitrario. El juego de la oca ha sido, y sigue siendo, una herramienta fundamental en el aprendizaje de los más pequeños. Por eso, esta exposición inaugurada este 9 de octubre en el Museo Etnográfico Provincial de León, resulta de gran atractivo para pequeños y mayores, pues ¿quién no ha jugado alguna vez a la oca?