Directiva de la Fele

La Fele insta al Gobierno a que, de manera rápida y eficaz, proceda a suspender el pago de impuestos, en concreto tributos  como el IVA, IRPF o cotizaciones a la Seguridad Social en los sectores y empresas más golpeadas por el descenso de su actividad. La patronal leonesa ha efectuado esta petición inmediatamente después de  conocer que el Gobierno ha decidido prorrogar dos semanas más, hasta el próximo 26  de abril, el actual estado de alarma, según un comunicado.

Desde la Fele se teme que si bien este nuevo plazo puede servir para acelerar la salida de la actual crisis sanitaria, “al mismo tiempo podría hacer más profunda la recesión económica en la que ya están sumidos muchos sectores y empresas, especialmente pymes y autónomos, por causa de la caída drástica de la oferta y demanda de bienes y servicios, por imposición legal a causa de motivos sanitarios”.

Para la Fele, esta demanda se sostiene en dos argumentos, uno técnico y otro puramente económico: “De un lado, no está siendo posible disponer de la información contable y fiscal del gran espectro empresarial para poder cumplir con los deberes tributarios. Como ejemplo, un 80% de las pymes realizan sus declaraciones a través de profesionales externos que están emplazados en locales diferentes a la empresa, y en un 50% el tratamiento de facturas se realiza en papel, sin olvidar que el pago en ventanilla física de entidades financieras es aún muy frecuente. Por tanto, no cabe ya solicitar aplazamientos, puesto que su tramitación sería en sí mismo un nuevo obstáculo para muchas empresas que están ya al borde del cierre”.

El aspecto económico se base en que “muchas empresas y sus trabajadores viven en estos momentos una situación angustiosa tras semanas con pocos o nulos ingresos, a la espera de una financiación que no está fluyendo a la velocidad deseada y, en cambio, soportando puntualmente el pago de los tributos y seguros correspondientes”.

MÁS AVALES

En este sentido, el actual contexto requiere también seguir agilizando el crédito. Por ello, Fele solicita que se amplíen con carácter inmediato, de los 20.000 millones iniciales a los 50.000 millones de euros, las líneas de avales aprobadas por el Gobierno, para destinar este nuevo tramo especialmente para pymes autónomos.

Por último, los empresarios insisten en flexibilizar los procesos de regulación temporal de empleo (ERTEs) y, teniendo en cuenta que la recuperación no será inmediata, también que “estas condiciones que se solicitan se mantengan temporalmente después de finalizar el estado de alarma”.