El presidente de la Diputación de Soria, Benito Serrano, ha confirmado este jueves la puesta en marcha de «Flyby School» en el aeródromo de Garray, que permitirá a Soria a situarse entre las ciudades más avanzadas en términos de formación de pilotos y dar el primer paso en el proyecto de un aeroparque industrial en el que la Junta ha confirmado ya que invertirá 125.000 euros. A esa inversión se sumarán otros 125.000 de la propia Diputación de Soria, una institución que ha luchado activamente por promover y facilitar a la escuela este movimiento para hacer más sólido el gran proyecto del Aeroparque de Soria. La sede central de la Escuela de Pilotos muy probablemente permanecerá en Burgos.

El proyecto del aeroparque, que se desarrollará durante varios años, tiene como como objetivo atraer actividades vinculadas a la investigación, actividades empresariales generadoras de empleo de alta cualificación, priorizando la apuesta por la tecnología, la innovación y la creación de un nuevo modelo económico, viable y sostenible.

Serrano ha destacado que la llegada de la escuela marca el primer gran paso del proyecto del aeroparque y «abre un futuro en la provincia en un sector muy específico como el aeronáutico, que tiene muchas áreas donde trabajar» y que «el potencial del proyecto de aeroparque es tremendo y por elo están obligados a arriesgar y «tirar para adelante»».

Así, paradójicamente el empeño y apoyo político de Soria – que define la llegada de la escuela y el proyecto en el que esta se enmarcará como una enorme oportunidad – consigue que llegue a esa provincia un activo que la falta de acción política hizo que perdiese León, tras años de bloqueo burocrático y negociaciones fallidas.

Todo ello a pesar de que el diputado del PSOE leonés, Javier Alonso Cendón convirtió la promesa de conseguir que la escuela se quedase en León en uno de los pilares de su campaña electoral, algo que repitió hasta la saciedad e llegando incluso a afirmar que «estaba solucionado» iniciada la legislatura.

Pero en el PSOE leonés y en el Gobierno de España ya sabían que FlyBy no se quedaría semanas antes de terminar las negociaciones entre el Ministerio de Defensa – en manos de la leonesa Margarita Robles – y Aena.

La pérdida de la escuela de pilotos supone millones de pérdidas de euros al año para la ciudad y la provincia, un golpe que agrava aún más la situación preocupante que ya ha dejado la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.