Quedan 48 horas para evitar que la escuela de pilotos se vaya definitivamente de León. Desde la dirección señalan que no es un ultimátum, pero que no pueden esperar más por una solución que sigue sin llegar tras dos años solicitando que se solventen los problemas burocráticos.

Un ‘bloqueo burocrático’ infinito que parecía haberse solucionado hace unas semanas pero que a día de hoy, sigue vigente. La escuela sigue sin contar con las garantías suficientes para que el aeropuerto de La Virgen pueda acoger una de las bases de vuelo de la academia de formación aérea de pilotos civiles.

Un golpe más para la economía de la provincia, más teniendo en cuenta que además de los 25 puestos de trabajo directos y los 200 alumnos previstos, se barajaba además instalar una nueva escuela de mecánicos complementaria a la de pilotos. Ahora las dudas ponen en peligro todo el proyecto de la compañía, que este lunes decidirá si traslada su futuro a otro enclave. Desgraciadamente, todo apunta a que finalmente, así será.

Y no ha sido por que desde la escuela no lo hayan intentado, contra viento y marea, desde hace cinco años. En León no se lucha por solucionar un mero problema burocrático mientras en otras provincias como Burgos les ponen facilidades sino que además les ofrecen instalaciones.

El PSOE leonés que prometió – en boca del hoy diputado Javier Alfonso Cendón – que FlyBy se quedaría en León, no ha conseguido evitar la – ahora ya casi segura – marcha de uno de los centros de referencia de España a pesar de las gestiones con el gobierno central.

Pese a que el Ministro de Transportes, José Luis Ábalos, aseguró que todo se solventaría en enero y el presidente de la Diputación – el socialista Eduardo Morán – afirmó que se reuniríoa con la ministra de defensa – la también leonesa Margarita Robles – en febrero, ninguno de los avances prometidos se ha materializado y los retrasos no se han debido a la crisis sanitaria sino a la dejadez política.

Salvo sorpresa, FlyBy School se va y con ella, varios millones de euros anuales para la ciudad en un momento clave a las puertas de una crisis que amenaza con ser la más grave a la que el país se ha enfretado en democracia. Según los cálculos de la escuela, FlyBy tenía pensado facturar entre 30 y 50 millones de euros y alojar entre mil y dos mil alumnos en la ciudad.