Fran Perea es una de esas personas que cuesta definir, una rara avis capaz de moverse con soltura – y éxito – en diferentes campos del arte y el espectáculo, transmitiendo sensaciones con una facilidad pasmosa ya sea con un simple gesto, un acorde o una palabra.

Cantante, actor, productor, compositor, director y empresario, ha sido elegido recientemente por el Instituto Cervantes – con el apoyo de Acción Cultural Española (ACE) y su Programa para la Internacionalización de la Cultura Española (PICE) – para ser embajador de nuestro idioma y nuestra cultura en el extranjero gracias a «Viaja la Palabra» – su último trabajo – que presenta esta noche (22:00 horas) en el Gran Café (Calle Cervantes, 9).

Viaja la Palabra es un proyecto transmedia que combina literatura, música y contenidos audiovisuales.

Sus ojos se iluminan cada vez que oye las palabras teatro o música, pero también cuando habla de León, su segunda tierra. Hoy nos cuenta por qué.

Actor, cantante, músico, compositor, director, productor… ¿Cómo se define Fran Perea?

Todo eso. Podemos decir que mi vocación es el directo, el escenario, poder actuar para una audiencia y decir cosas que sería imposible compartir de otra manera que no fuese la música o la actuación. Luego es cierto que me gusta enredar, probar otras cosas, arriesgarme, ponerme a prueba…

¿Por qué es especial tu concierto de hoy en León?

Porque es precisamente eso: algo muy íntimo, muy personal… Un músico y yo, un lugar pequeño que me hace sentir a gusto, cercanía. Pero sobre todo porque, emocionalmente, las dos plazas más especiales para mí son Málaga y León, por el vínculo de cuna. Soy andaluz pero mi abuelo era de La Utrera, un pequeño pueblo en la zona de Omaña al que vuelvo siempre que puedo y donde sigo siendo Fran «El Malagueño». Es más, «Viaja la Palabra» está compuesto entre Madrid, Málaga y León.

¿Qué es lo que te marcó para tomar este camino?

Mis padres eran muy aficionados al teatro y una vecina era profesora de la Escuela de Arte Dramático. Yo me enteré muy pequeño de que el teatro era algo que, además de disfrutarse desde el palco, se podía estudiar.

¿Cómo ves la cultura en España?

Creo que la cultura es – o debería ser – un bien de primera necesidad como ocurre en otros países y aquí no lo es. No se la defiende por encima de todo, a veces se intenta politizar y no se valora toda la riqueza – no sólo económica – que genera.

La experiencia en Serbia de la mano del Instituto Cervantes ha sido muy bonita. Ver cómo se valora nuestra cultura, ver cómo mucha gente ha comenzado a estudiar tu idioma y tu cultura a raíz de que en algún momento se han enamorado de nuestra música, nuestro cine, nuestra televisión o nuestro arte gracias a un trabajo mío o de cualquier otro compañero es algo maravilloso.

De las colaboraciones que has hecho ¿con cuáles te quedas? ¿y cuál te gustaría hacer en el futuro?

Me es muy complicado elegir, pero las del último disco, Ara Malikian y Rozalén, son muy especiales para mí. De cara a futuro, me encantaría poder hacer algo con Jorge Drexler.

¿Tele, cine o teatro?

Si es por el placer de disfrutar la cercanía y el directo, teatro, aunque la tele y el cine tienen también muchas cosas interesantes. Especialmente la industria de la tele en España ha posibilitado a mucha gente dar sus primeros pasos y abrirse camino en esta profesión.

Pero el teatro tiene algo especial. Más de una vez me ha pasado algo durante una función que ha cambiado el rumbo de la escena… De hecho recuerdo que una vez casi me cae un foco encima, además fue en León (ríe). Siempre ocurren imprevistos y tienes que ver cómo los integras.

¿Un personaje?

Prometeo, al que tuve el lujo de interpretar en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida bajo la dirección de José Carlos Plaza.

¿Una canción?

Dos colores: blanco y negro de Jorge Drexler.

¿Un libro?

1Q84 de Murakami. También me encantan las obras de Amélie Nothomb.

¿Un recuerdo?

Cualquier momento pescando en el río con mi abuelo y mis primos en mis veranos en León.

¿Un lugar?

Imposible elegir sólo uno, tengo el corazón dividido entre los rincones de mi pueblo en León y mi casa en Málaga.

Recomiéndanos tres cosas para hacer o lugares para visitar en León.

Vivir la Feria de la Cerveza en Carrizo de la Ribera, quedarse un fin de semana en la casa rural El Duende del Omaña y tomarse algo en la Bodega del Húmedo.

¿Y el Gran Café?

Por supuesto que sí, especialmente esta noche (ríe). Va a ser una noche emocionante. Vamos a repasar canciones que muchos conocemos, traerlas a día de hoy y contar las historias que hay detrás, que no son sólo mías sino que forman parte de la vida de mucha gente.

Fran Perea estará está noche presentando «Viaja la Palabra» en El Gran Café (Calle Cervantes 9) a partir de las 22:00 horas.