La Fundación Obra Social Castilla y León (Fundos), con sede en el edificio Botines de Gaudí de la capital leonesa,  reclama al banco andaluz Unicaja la propiedad del suelo sobre el que se levanta el edificio El Portillo, antigua sede de los servicios centrales de la desaparecida Caja España, absorbida por Unicaja. Este edificio, valorado entre 30 y 40 millones de euros, está en venta por falta de uso. Fundos pide al Juzgado que paralice el proceso de venta hasta que se dilucide la propiedad del solar. Esta reclamación judicial está incluida en la demanda judicial que la Fundación presentó hace un mes en el Juzgado número 9 de León.

La demanda de Fundos llega en el peor momento para Unicaja, con sede en Málaga. Este banco ultima su fusión con el banco asturiano Liberbank y para ello necesita vender unos 1.000 millones de euros en activos dudosos, tóxicos o de difícil venta como el edificio de El Portillo. El objetivo de Unicaja es evitar una ampliación de capital para financiar los costes de la fusión. Otra solución es vender la participación del banco malagueño en la aseguradora Caser, operación en  la que estaría interesada la empresa de seguros Santa Lucía. El problema es que no podrá concretarse esta venta hasta finales de año. Y a Unicaja le urge aliviar su balance para concretar su posición de dominio sobre Liberbank.

Ahora, esta disputa con Fundos enturbia el proceso de fusión y, a la espera de lo que decida el próximo 19 de junio el juez del número 9 de León, podría perjudicar la posición de Unicaja, sobre todo si, al final, tiene que provisionar las cantidades que le reclama Fundos, que podrían superar los 100 millones de euros.

En su demanda, Fundos argumenta que la adjudicación del suelo de El Portillo se adjudicó a Unicaja de forma ilegal por falta de consentimiento en  la redacción de las escrituras de subsanación y porque el firmante de esas escrituras no tenía capacidad, representación y derecho ante notario. Fundos acompaña su demanda con una serie de correos electrónicos en los que se reconocería la modificación del acta de segregación y reparto de bienes entre la Fundación y el antiguo Banco Ceis, luego absorbido por Unicaja.

BIENES RECLAMADOS

A través de la demanda contra Unicaja, Fundos reclama al banco andaluz no sólo el solar sobre el que se levanta El Portillo, sino varios edificios más localizados en provincias como León, Salamanca, Soria, Zamora y Valladolid; así como más de diez mil obras de arte, procedentes de las antiguas cajas de ahorro España y Duero

Ente los edificios que Fundos reclama a Unicaja están la casa de Carnicerías, sede de la Capitalidad de la Gastronomía 2018 y el edificio que acoge el salón de actos de la calle Santa Nonia de la capital. Estos edificios, abiertos al uso de los ciudadanos, son emblemáticos y han sido centros de las actividades culturales y sociales de la antigua Caja España durante años.

También reclama Fundos a Unicaja 24 millones de euros, que el banco no habría abonado como contraprestación acordada en su día por la absorción de las cajas España y Duero, primero, por el Banco Ceis y, luego, por Banco Unicaja.