Comienzan a concretarse la voluntad de consenso entre las fuerzas políticas, empresariales y sindicales. Así, esta mañana y con gran solemnidad, se ha firmado en La Moncloa el Pacto por la Reactivación Económica en la nueva etapa post Covid 19. Los firmantes han sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; los presidentes de CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva; y los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez. Todos han manifestado su optimismo y esperanza de que este acuerdo sea de verdad un revulsivo para combatir la dura crisis económica que ha generado la pandemia del coronavirus.

El objetivo del pacto es trabajar para los necesarios acuerdos en los foros correspondientes con el fin de acelerar la reactivación económica y la creación de empleo de calidad, y lograr cuanto antes un crecimiento sólido, inclusivo y sostenible.

Para hacer realidad esta voluntad, se facilitará, en primer lugar, la reincorporación a las empresas de los trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs), «primando los ajustes de capacidad en horas de trabajo y no en empleos». Por su parte, las empresas impulsarán la recontratación de los trabajadores con contrato temporal cuya relación laboral finalizara durante la pandemia cuando las circunstancias así lo permitan y potenciando en la medida de lo posible la contratación indefinida.

En este sentido, se pretende consolidar los ERTEs como un elemento estructural de la adaptación de la economía española y de absorción de los shocks, «en línea con otros países europeos, protegiendo el tejido productivo, el empleo y a los trabajadores en un marco de mayor seguridad jurídica, menor vulnerabilidad y volatilidad y mayor contribución a la estabilidad económica». Uno de los objetivos que se ha marcado el acuerdo pasa por la modernización del marco laboral «a fin de minimizar el impacto sobre el empleo de crisis futuras».

Otro de los objetivos del pacto es fomentar el teletrabajo mediante la creación de un marco adecuado para el trabajo a distancia y la adaptabilidad de la jornada laboral, con la pretensión de aumentar la productividad de las empresas y la mejora de la situación de los trabajadores y la conciliación.

ACUERDOS PENDIENTES

Este pacto deja abiertas las negociaciones para consensuar mecanismos que hagan realidad la necesaria transformación de la economía, para lo que será necesario un pacto por la industria, el impulso de la transición verde y la digitalización de la economía, el apoyo a la economía social, a los autónomos o el refuerzo de los servicios públicos en los diferentes niveles de la administración.

En materia de pensiones se manifiesta el compromiso para abordar «las necesarias adaptaciones para el refuerzo y la garantía de sostenibilidad y suficiencia a largo plazo» «protegiendo así su poder adquisitivo».

Con respecto  a temas fiscales,  el acuerdo pasa por la puesta en marcha de medidas para aflorar la economía sumergida, la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.

Por todo ello las partes se emplazan a «intensificar» las reuniones en el plazo más breve posible. Para ello, se van a reactivar las mesas de negociación ya constituidas para abordar los compromisos recogidos en el documento en los foros correspondientes. «Las circunstancias excepcionales actuales exigen llegar a acuerdos amplios de país que proporcionen la necesaria estabilidad y permitan sentar las bases de un crecimiento económico más sostenible e inclusivo», se puede leer en el primer punto del texto.