Asele estrenó hoy sus Encuentros de Empresarias y Directivas con la presencia de María Isabel Blanco, consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León. Estos encuentros pretenden poner a las empresarias leonesas en relación con los agentes políticos para que estos conozcan sus líneas de actuación, sus previsiones y el desarrollo normativo que requieren, haciéndolo además con racionalidad, para que sea aplicable y asumible por el empresariado.

El presidente de FELE, Javier Cepedano en un momento de su intervención, que alabó el papel de las mujeres en el panorama empresarial leonés.

Pero es cierto que aunque la cita estaba destinada a que la consejera pudiese escuchar también las propuestas e inquietudes de las asistentes, la falta de tiempo hizo que apenas tuviesen cabida las preguntas.

La consejera recalcó su compromiso por avanzar hacia la corresponsabilidad – incluyendo a hombres y mujeres – y también por la igualdad afrontando los retos que fuesen necesarios para romper barreras y techos de cristal.

 

Afirmó que la Junta está trabajando en «nuevas líneas de ayuda para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral» y considera que en Castilla y León «se ha hecho mucho y se sigue haciendo» en esta materia, ya que desde la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades hay «una apuesta clara por las mujeres y por la igualdad, tanto desde el punto de vista de la conciliación».

Habló de ayudas a guarderías, ayudas a extensiones de reducciones de jornada y del programa «Conciliamos»- un recurso de calidad para el desarrollo lúdico de los niños y niñas, lo que permite a sus progenitores o representantes legales conciliar su vida familiar y laboral en los períodos vacacionales de Carnaval, Semana Santa, Verano y Navidad – aunque sin embargo gran parte de las medidas presentadas, al menos aparentemente, intentan poner soluciones momentáneas a los problemas sin abordar frontalmente las raíces y causas de los mismos.

La Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, María Isabel Blanco se reunió esta mañana con representantes de ASELE para hablar de emprendimiento femenino, igualdad y conciliación.

Se incidió en la necesidad de «apostar por la igualdad en las empresas», destacándose que en Castilla y León existe por un lado una ley de conciliación y brecha salarial que «se seguirá desarrollando con nuevas medidas y ayudas directas para las mujeres que quieran incorporarse al trabajo después de un paréntesis para cuidado de personas a su cargo» y por otro que se está «poniendo en marcha un banco de buenas prácticas en empresas en favor de la igualdad» o incentivando activamente a las empresas – con iniciativas como los Premios Óptima o facilidades a la hora de acceder a subvenciones, licitaciones y ayudas- que apuesten por eliminar la brecha salarial a medio plazo.

En definitiva, una muy buena iniciativa que esperamos siga creciendo y mejorando para ayudar a generar un diálogo efectivo con las instituciones y a que los políticos se acerquen al día a día de los empresarios y sus necesidades.