Javier Carrera de Blas ha recuperado para el PP la alcaldía de la Bañeza, que se encontraba desde hacía 12 años en manos del PSOE. Con el apoyo de Ciudadanos y VOX, Carrera asume su puesto como un reto, con un orgullo y una ilusión que quiere contagiar a sus paisanos.

Usted personifica las ganas de cambio que tenían los bañezanos. Hablando de cambio ¿qué ha cambiado y sobre todo qué va a cambiar a partir de ahora en La Bañeza?

Nos hemos encontrado con una Bañeza más empobrecida y sobre todo menos ilusionada. Somos una tierra de gente emprendedora, ingeniosa, con ideas y espíritu comerciante que había poco a poco perdido las ganas de luchar y el orgullo por lo suyo, precisamente porque habían dejado de sentirlo tan suyo.

¿Cómo se puede hacer eso?

Pues en primer lugar haciendo que la gente sienta el Ayuntamiento como propio, como un lugar abierto al ciudadano, donde se le recibe y escucha. Pero no sólo se trata de que no se encuentren con un muro cuando quieren contarnos lo que les preocupa, sino eliminando activamente los obstáculos administrativos, guiándoles en los procesos y agilizando trámites en lo posible, darles medios, especialmente si lo que intentan es sacar adelante un proyecto que quiere generar futuro y riqueza en nuestra ciudad.

Y aunque tenemos el orgullo de tener muchas grandes empresas de la provincia bien en nuestra ciudad o bien fuera pero regidas por bañezanos, no sólo hablamos de esas grandes empresas: queremos que el pequeño comercio y los pequeños emprendedores sientan nuestro apoyo de la misma forma.

¿Cuál es el gran reto al que usted y su equipo se enfrentan?

Necesitamos que el bañezano crea en su valía, que recupere la confianza en sí mismo y en su ciudad, que crea que se puede. La crisis fue un gran golpe, que golpeó más fuerte a provincias y comarcas como la nuestra, muchos jóvenes tuvieron que irse. Queremos que vean que esto ya no es necesario porque aquí pueden tener futuro.

Cuando uno piensa en La Bañeza, piensa en Carnaval, en legumbres, en motos… Pero La Bañeza es mucho más ¿verdad?

¡Claro que sí! Tenemos muchos más activos, el más valioso el ingenio de nuestra gente, que es la razón por la que todo lo anterior se ha convertido en patrimonio bañezano. Pero también la Semana Santa, Las Águedas, San Blas, San Antón y grandes empresas ya establecidas que pueden ayudar a que nuestra comarca atraiga talento y desde aquí luchemos contra la “España vacía”.

Y a ese respecto, creo que las inversiones en infraestructuras y organismos deberían descentralizarse, no sólo ir a las capitales de provincia. Si se colocan focos de crecimiento no tan localizados, las capitales de provincia se verán igualmente afectadas por ese crecimiento y a la vez, se luchará contra la despoblación en los núcleos de población más pequeños.

Usted ha sido alcalde con el apoyo de Ciudadanos y VOX. Ahora que parece tan complicado que la gente se ponga de acuerdo ¿qué opina de los pactos?

Creo que al final es bueno que las fuerzas políticas pacten y busquen lograr una estabilidad y un diálogo, porque aunque habrá veces en las que no estemos de acuerdo, lo principal es que todos – e incluyo a todas las fuerzas políticas que forman parte del consistorio aquí en La Bañeza – queremos lo mejor para nuestra ciudad y ese gran objetivo que nos une tiene que estar por encima de nuestras diferencias.