Javier Sachez García es un joven escritor extremeño con una larga trayectoria literaria. Vive en Mérida, donde compagina su trabajo con la creación literaria. Comenzó a escribir en 2003 y desde entonces ha alternado la novela con la poesía. Ha obtenido numerosos premios, uno de ellos, en 2009, en la Universidad de León.

Ejerce una literatura comprometida, pegada a la tierra, crítica con los acontecimientos que no le gustan y reivindicativa. En este sentido, el Jurado del VII Premio de Novela Corta de la Fundación MonteLeón. En boca de su presidente, el académico, Salvador Gutiérrez Ordóñez, consideró que “Perro ladrando a su amo” es “una novela urbana, que aborda temas de actualidad como la marginación, la violencia de género, la soledad de la vejez, el desprecio de los jóvenes hacia las personas mayores” y añadía que “presenta una construcción poliédrica, con una muy acertada presentación de personajes muy bien integrados en la trama, y en un hábitat urbano donde todos confluyen”.

CONTRA LAS EMPRESAS QUE ESPECULAN

En el acto de entrega del Premio, celebrado en los últimos días del pasado mes de octubre en el edificio Botines e Gaudí de la capital leonesa, Javier Sachez, explicaba el origen de su novela: “Es una novela sobre la teoría de la  caída del caballo, del arrepentimiento, de la reconversión, pero al final me ha salido una novela en contra de esas empresas buitres que especulan, comercian contra la dignidad de las personas, que son los grandes fondos buitres en las grandes ciudades, son esas grandes firmas financieras, empresariales, que, sin atisbo de conciencia, comercian para su mejor interés en contra de la dignidad humana. No lo podemos permitir.  Es antiético, inmoral, ilegal, ilegitimo”.

Javier-Sachez-Ganador-Premio-Novela
Sachez muestra el libro, editado por “Eolas”

Y dedicaba el Premio a los trabajadores de la empresa multinacional Vestas, que cerrará su fábrica a finales de año dejando sin trabajo a varios centenares de personas.  “No podemos permitir –añadía Javier Sachez- que grandes firmas sin nombres atenten contra los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Y, por desgracia, en esta hermosa ciudad de León, de eso se sabe mucho. Por eso me gustaría dedicar este premio y esta novela a esos trabajadores y trabajadoras que están sufriendo esas dentelladas horribles de una de esas  esas firmas capitalistas que no tienen ninguna consideración”.

Preguntado por el título de su novela, el autor premiado explicaba que “el título puede llamar a equívocos, hace referencia a alguien que se rebela desde el sistema, con un fondo de escenario que sería el telón de esos fondos buitres y un pequeño barrio donde se desarrolla la vida de una mujer que tiene el síndrome de Diógenes, me pareció que era un síndrome terrible, horrible, dramático, pero con una gran carga literaria, poética y simbólica  evidente; una persona con síndrome de Diógenes se limita a recoger lo que los demás desechan, es decir a cargar de cariño y emoción objetos que los demás tiran a la basura, me pareció una cosa absolutamente simbólica”.

Dialogo-sachez-Salvador-guiterrez
Diálogo entre el presidente del Jurado y académico Salvador Gutiérrez Ordóñez y Javier Sachez.

“Por otro lado, introduje – añade Sachez- a un joven ultra, nazi, de ideología ultraderechista, que odia todo lo que hay a su alrededor, otro perro que ladra a su amo. En tercer lugar, también incluí a un periodista de corte progresista, de izquierdas, que trabaja en una emisora local,  los metí a todos en el mismo barrio, casi en el mismo edificio y jugué a ver qué pasaba”.

“Los tres elementos son perros que muerden, que ladran a su amo –concluye el autor- . Así, la mujer es un animal que había sufrido violencia de género y que se negaba a admitir el tópico de que la sociedad envía un mensaje de que compra usa y tira. Ella reutiliza, recoge esos objetos y los da nueva vida nueva. Esa es la idea general de la novela.

En el caso del joven ultra, es un personaje que corre hacia su propia reconversión, como si siguiese los últimos pasos de Jesucristo cuando fue procesado y llevado hasta el calvario del martirio, tiene esa simbología religiosa, que me parecía tan antigua como actual. Por eso abordo temas tan actuales y antiguos como el desahucio, como la violencia  de género, la violencia ultra, el trapicheo de la droga, la convivencia de las grandes empresas futbolísticas con grupos peligrosos. Esa es la apuesta de la novela”.

El acto de entrega del Premio fue presidido por el miembro del Jurado y patrono de la Fundación MonteLeón, Francisco J. Martínez Carrión, acompañado por el gerente de la Fundación y secretario del Jurado, Fernando García Llamas. No pudo asistir por problemas de agenda el presidente del Jurado, Salvador Gutiérrez Ordóñez, quien al día siguiente mantuvo un  largo encuentro literario con Javier Sachez.

La novela, editada por “Eolas ediciones”, está a la venta en toda España.