José Antonio Diez, alcalde de León (PSOE), no es pródigo en sonrisas. Transmite seriedad y rigurosidad. Llega a su cita con 987TV, la nueva televisión de León, con un traje azul claro de corte moderno. Camisa blanca. Los puños cerrados con gemelos. Zapatos negros brillantes. Gesticula. Mueve las manos para reforzar sus palabras. La entrevista se emite en directo en la noche del lunes desde el salón de plenos del Ayuntamiento de San Marcelo. A un paso de la calle. Como a él le gusta. Cercano al ciudadano. Con las puertas abiertas. La transparencia es una de sus prioridades.

Enfrente, tres periodistas de peso: Dani Alfageme, Mikel Rodríguez y Martínez Carrión. Más de treinta preguntas forman el guión inicial. Diez encaja con profesionalidad las preguntas más complicadas. “No voy a perder el tiempo en levantar las alfombras” asegura a la pregunta sobre la herencia recibida por la anterior Corporación, presidida por Silván (PP). “Vamos a mirar hacia el futuro. Haremos políticas que miren hacia adelante. No vamos a perder ni un minuto en echar la vista atrás”, remata.

José Antonio Diez, alcalde
El alcalde y, al fondo, el periodista Dani Alfageme /MC

Es consciente que gobernará en minoría (10 concejales, sobre 27), algo que parece tener asumido. Es más, el periodista le pregunta sobre el riesgo de sufrir una moción de censura a lo largo del mandato y Diez ni se inmuta. Transmite serenidad y control. “¿Moción de censura? Siempre es una amenaza. La aritmética lo da. Pero no pienso en eso, pienso en demostrar  a los ciudadanos y al resto de concejales que tengo la capacidad suficiente para llegar al mayor número de acuerdos posible, el mayor consenso posible, que no significa que todos tengamos que estar de acuerdo en todo. Lo que pueda ser el futuro nadie lo sabe. Voy  a buscar el mayor consenso posible, pero, desde luego, yo no me planteo esos escenarios”.

Consenso y diálogo son las palabras que más repite en la primera parte de la entrevista. Diálogo abierto a los cuatro grupos políticos de la oposición. Diez intentará llegar a acuerdos con todos, no sólo con UPL y Podemos, que serían los grupos de referencia del PSOE, los que, en principio, le han dado su apoyo, aunque indirecto, para ser alcalde. “Yo no tengo socios preferentes –asegura-, las cuatro formaciones políticas son socios preferentes, yo hablaré con todos, empezando por el mayoritario. Este es el sentido que van  a tener los cuatro años. Yo voy a hablar con todos. Es la única manera de llegar a acuerdos y consensos. Una vez serán unos y otra vez, otros. No voy a despreciar a nadie. Te vas a sorprender mucho (el alcalde mira fijamente al periodista que le ha formulado la pregunta) de lo que va a suceder en el Pleno estos cuatro años. Hay que jugar y hablar con todos. Todos tenemos el mismo objetivo: mejorar la ciudad”.

Entrando en materia sobre proyectos y promesas, el alcalde no oculta su preocupación por la falta de acuerdo a nivel nacional para conformar el nuevo Gobierno. Teme que la parálisis se alargue en el tiempo y que la crisis desemboque en unas nuevas elecciones generales. Diez reconoce que León tiene proyectos importantes pendientes, paralizados o anulados en los ocho años del gobierno popular. Que no haya Gobierno central puede paralizar esos proyectos.   “Para León es muy importante que haya Gobierno central”, insiste.

987 TV
Los periodistas Alfageme, Carrión y Mikel Rodríguez

FEVE

Uno de esos proyectos casi eternamente alargado es la integración de Feve en la ciudad. El alcalde actualiza la información sobre este proyecto: “No está paralizado. Antes de que acabe el año estará la urbanización de la zona de la estación. Está todo muy avanzado. Por otra parte, es importante que se termine el reglamento de seguridad ferroviaria que permita la entrada de los trenes en modo tranvía a León y, por otra parte, la adjudicación de los trenes trans con los que hay que llegar a la estación de Matallana. Ya se está trabajando en ello. Los trenes trans fueron adquiridos en su día, pero el PP denunció el contrato y fue anulado. Ahora la Abogacía del Estado está trabajando para volver a poner en marcha ese contrato. Somos optimistas”.

SAN MARCOS

Menos optimista se muestra cuando el periodista le pregunta por la parálisis de la segunda fase de las obras del Parador de San Marcos. Diez transmite preocupación y exigencia en su respuesta: “Sí, me preocupa muchísimo. Es uno de los graves problemas de León. San Marcos es el buque insignia de Paradores. La primera fase terminará a finales del próximo año, pero falta la segunda. Esta segunda fase, que es la más importante, depende en gran parte de la cesión por parte del Ayuntamiento de una serie de plazas de garaje necesarias para ejecutar ese proyecto. El anterior alcalde no dio respuestas al Ministerio. Nosotros vamos a dar una respuesta rápida al Ministerio de Industria para que no haya la excusa de que el Ayuntamiento no responde y que el Ministerio se lave las manos. A partir de ahí, vamos a exigir que en los presupuestos del 2020 se incluya el Parador de San Marcos. León necesita este parador como buque insignia de la hostelería de León”.

José Antonio Diez asegura que  será exigente y reivindicativo frente al Gobierno central, del mismo color político que el suyo, el POSE. Los periodistas cambian el objetivo de sus preguntas, lo dirigen hacia la Junta de Castilla y León (PP) y Diez se relaja. Asegura que ya ha pedido oficialmente, por escrito, una reunión urgente con el presidente de la Junta, Fernández Mañueco (PP). “Ya he solicitado por escrito una entrevista con el presidente Mañueco. Seguimos teniendo muchos proyectos visibles con la Junta, a los que hay que dar una solución urgente, como el centro de salud de La Granja, el centro multidisciplinar de Eras o la ampliación del Parque Tecnológico, aprobada en 2016 y de la que no se ha hecho nada. Y proyectos menos visibles, como el acuerdo marco en asuntos sociales, con el objetivo de recuperar el nivel antes de los recortes. O en materia de empleo, cuyas competencias son todas  de la Junta”.

ORDOÑO II, LEGIO VII, ARCO DE ÁNIMAS Y SANTO DOMINGO

El alcalde entra en su salsa cuando las preguntas derivan hacia proyectos concretos como la semipeatonalización de Ordoño II, una de sus promesas estrella en la campaña electoral. Diez se relaja, se remueve en su sillón de alcalde y responde con decisión. Tiene las ideas claras. “El proyecto es semipeatonalizar, no se va a cerrar del todo, porque seguirá el transporte del bus público o de los taxistas, así como carga y descarga en sus horarios y el acceso a los residentes. No conozco a ningún vecino, de verdad, que me haya dicho que no quiere esta actuación. La controversia está en algunos comerciantes, porque, por el contrario, hay comerciantes que me piden más, que peatonalice más. Pero, con los más reacios me voy a reunir esta semana y les explicaré las bondades de este proyecto y escucharé sus propuestas”.

Diez prosigue con su razonamiento: “Es chocante que en Ordoño II, donde no se aparca, alguien pueda pensar que porque no haya tránsito de coches le va a perjudicar su actividad comercial. Yo conozco otras calles cercanas, muy transitadas y con aparcamiento, donde, por desgracia, hay numerosos locales comerciales vacíos, en desuso. Eliminar el tráfico del centro es un objetivo de todas las ciudades modernas y de proyección de futuro, sobre todo en ciudades como la nuestra, con alto valor monumental y cómodas para pasear y andar. Claro que hay que hablar con la gente y buscar alternativas pero nadie cuestiona ya este tipo de actuaciones de peatonalización”.

Y junto a semipeatonalizar Ordoño, José Antonio Diez quiere completar la acción con otros proyectos inmediatos: “Vamos a peatonalizar las calles que rodean el Ayuntamiento. Legio VII como Arco de Ánimas serán cerradas al tráfico porque ahora sólo sirven para que los conductores den un rodeo en busca de aparcamiento”. Y esa reforma urbanística la extiende a la estratégica Plaza de Santo Domingo: “La Plaza de Santo Domingo requiere una actuación urbanística urgente. Se debe ganar más espacio para los ciudadanos. No puede seguir con esa congestión de tráfico y de autobuses urbanos”.

ECONOMÍA Y EMPLEO

Al alcalde le preocupa el envejecimiento de la población y, por el otro extremo, la marcha de los jóvenes. La capital se despuebla a un ritmo de casi 1.500 personas por año. Un problema de difícil solución, pero sobre el que hay que actuar. Así lo reconoce Diez. Para abordar la realidad de los mayores, el alcalde ha creado la Concejalía del Mayor con el fin  de convertir un problema en una oportunidad: “Los mayores no son un problema sino una oportunidad, pero hay que gestionar el bienestar de los mayores. Los mayores no son personas que estorban, son un recurso humano con experiencia, aptos desde todos los puntos de vista, consumen y ofrecen una experiencia vital útil para la ciudad. Es un potencial enorme”.

Más complicado es frenar la marcha de los jóvenes. “Lo de los jóvenes es tremendo –reconoce Diez-. Hay que revertir la situación, evitar que se sigan marchando por falta de oportunidades. Lo que necesitamos es impulso, crear expectativas, como el polo tecnológico a través del Incibe, de la biotecnología o el sector logístico, que al final tendremos y veremos un Torneros en marcha. Hay que frenar la sangría poblaciones. Es urgente”.

En este sentido, Diez quiere reorganizar el Ildelfe, un instituto municipal encargado de promover el emprendimiento y crear empleo, pero que no acaba de convencer al actual equipo de gobierno. “El Ildelfe lleva funcionando muchísimos años y nunca he entendido su necesidad. Nos cuesta un millón de euros al año y el 80% de ese presupuesto se dedica a pagar el sueldo de sus trabajadores y sólo una pequeña cantidad a políticas de formación y búsqueda de empleo. Hay una cierta descompensación y sobre todo, sobre sus resultados; no compensa lo invertido  con las empresas que han generado. Hay que darle una vuelta. Creo que se puede hacer mejor”.

PARQUE TECNOLÓGICO Y EL PORTILLO

Asimismo, el Parque Tecnológico es otro de los retos a abordar para generar empleo, sobre todo entre los más jóvenes. En este sentido, el periodista le pregunta al alcalde sobre si al anterior regidor, Silván, le ha traspasado el proyecto de ampliar el actual Parque Tecnológico en el antiguo edificio de Servicios Centrales de Caja España, El Portillo. Diez hace una mueca de extrañeza y escepticismo: “La única información que tengo sobre ese plan es la que en su día dio un periódico. Nadie de la anterior Corporación me ha pasado documentación alguna. No tengo ni idea. Lo único cierto que al Parque Tecnológico hay que darle un impulso. La Junta aprobó en el 2016 una ampliación, pero desde entonces no se ha movido ni una raya. Lo que hay que hacer es exigir que se cumpla ese acuerdo y que se acometa la ampliación. Sobre la posible ubicación de empresas tecnológicas en el edificio de El Portillo, propiedad de Unicaja o de Fundos, ya que no está claro porque hay un litigio sobre parte de la propiedad, no sé nada, pero me suena a un brindis al sol del anterior alcalde, a quince días antes de las elecciones. Como el anterior alcalde fue incapaz de exigir a la Junta la ampliación del Parque Tecnológico se inventó una nueva ubicación para esas empresas. Esos brindis al sol  no conducen a nada”.

CULTURA

Uno de los proyectos estrellas del alcalde Diez es la creación de un Patronato Municipal de Cultura para coordinar, impulsar y generar las condiciones para convertir la Cultura en una industria, en coordinación con la oferta turística. El alcalde se anima y exhibe una sonrisa antes de concretar su proyecto: “La Cultura es fundamental en el desarrollo de una sociedad, sin Cultura no somos nadie ni tendremos oportunidad de avanzar. León tiene una gran riqueza cultural y una incipiente industria cultural, que puede ir a más y que puede ser una gran fuente de ingresos. Uno de mis objetivos es este Patronato porque hay que separar la Cultural de lo político. La Cultura la deben gestionar los propios agentes culturales, aunque los políticos deban estar, pero sus protagonistas deben ser los creadores y un Patronato porque hay que integrar a la iniciativa privada. Hablamos de una gestión público privada”.

En otro orden de cosas, Diez dará un tiempo provincial a que aterrice el nuevo equipo de gobierno en la Diputación, presidido por el socialista berciano, Eduardo Morán, antes de reunirse para afrontar temas urgentes, pero aparcados desde hace tiempo. Lo más sorprendente es el anuncio del alcalde de romper con la Diputación el actual Consorcio Provincial de Turismo. Diez quiere volver a la fórmula de hace años de constituir una sociedad mixta.

LEÓN Y PROVINCIA

En el anterior mandato, el entonces alcalde Silván trató de establecer un eje León-Valladolid, del que sólo salió un hermanamiento folclórico de pendones. Diez no va a seguir ese camino, prefiere apostar por la provincia, por llegar a acuerdos con El Bierzo y con otras comarcas leonesas. “Lo tengo claro –confiesa Diez- , tenemos que mirar hacia nuestra provincia, León es una ciudad que vive de la situación, ánimo y del pulso de su provincia. Si la provincia tiene desarrollo y crecimiento, León lo tiene. Somos una ciudad de servicios y, por lo tanto, la riqueza y el desarrollo de la provincia de una manera o de otra recaba en la ciudad de León. León tiene que mirar hacia dentro, hacia la provincia, hacia el Páramo, la Montaña y El Bierzo, hacia todo el territorio. Yo estoy feliz cuando se instala una industria en Villadangos o una empresa agroalimentaria en El Bierzo. Eso es bueno para la provincia y, por lo tanto, para la capital”.

CASCO HISTÓRICO

Y para concluir otro asunto clásico, casi irresoluble: la recuperación y dinamización del casco histórico de la ciudad, hoy convertido en una especie de parque temático de la hostelería, en el que el comercio está en retirada y muchos vecinos abandonan el barrio en busca de tranquilidad y descanso. Diez asiente con la cabeza. La recuperación del casco histórico es un gran reto: “Tenemos una joya de casco histórico, en el que se han realizado grandes inversiones desde hace décadas, con su progresiva peatonalización y modernización. Se ganó espacio para el turismo. Es cierto que la Hostelería se ha asentado con mayor fortaleza y se ha perdido población. Ahora tenemos que revitalizarlo y revertir esa situación. Hay que dinamizar el casco histórico, dotarlo de vida diurna. Hay que hacer un plan integral a largo plazo, no a uno o dos mandatos. Tenemos que buscar el consenso para aprobar un proyecto a largo plazo para cambiar la fisonomía del casco histórico”.

En este sentido, el relanzamiento del mercado de abastos del Conde Luna podría ser un punto de apoyo, pero al alcalde no lo tiene aún claro: “El Mercado del Conde Luna es un privilegio y lo que se haga hay que hacerlo contando con quienes ya trabajan ahí. No vamos a marginar ni a echar a los comerciantes actuales. Hay que intentar cubrir la demanda que hay de puestos. Sabemos que hay demanda de puestos y sobre los que no se cubran ya pensaremos que hacemos, con propuestas alternativas. Compatibilizaremos distintos usos, pero lo que  no podemos es perder un mercando tradicional. Tenemos que ponerlo en valor. Y, por supuesto, dar una oferta a la demanda que existe. Algo raro debe haber cuando no se ha respondido a esta realidad”.