El Purple Weekend ha superado ya su trigésima edición y vuelve a convertir, como cada diciembre a nuestra ciudad en referencia de la cultura pop. Hablamos con Juan Dopico, uno de sus impulsores y su primera petición cuando comenzamos esta entrevista es que no pongamos su foto sino una imagen del festival o del equipo que trabaja para sacarlo adelante, para ilustrarla. Según él, el Purple es fruto del trabajo de un gran equipo y pertenece a todos los leoneses.

Juan Dopico, en representación de la Asociación Centro León Gótico, segundo por la derecha en la presentación del Purple 2019 junto con representantes de Estrella Galicia, el principal patrocinador y las instituciones. Para él, el Purple Weekend es resultado de un gran trabajo en equipo.

¿Cuál es el secreto del Purple para haberse convertido en uno de los festivales más longevos de España?

Yo creo que al final el secreto es la pasión por la música. Surgió en torno a Los Flechazos, uno de los grupos de referencia no sólo de nuestra ciudad sino de la cultura pop española y el movimiento mod que fueron los primeros en apostar por ponerlo en marcha. Hoy día se mantiene gracias al magnífico trabajo que un equipomovido sobre todo por la ilusión de que siga adelante un año más. Poco a poco hemos ido enganchando a más y más gente y ahora no puede entenderse el Puente de la Constitución en León sin el Purple.

Los leoneses vamos a ganarnos a pulso la fama de hacer magia con presupuestos a priori no muy abultados ¿cómo se consigue un buen festival con un cartel de lujo con apenas 100.000€?

Yo diría más, no sólo hablamos de un presupuesto ajustado sino de un apoyo institucional muy moderado, aunque aquí tengo que destacar la labor del Ayuntamiento que, si bien no es tanto económica, es muy relevante para nosotros como apoyo en cuanto a personal, material, cesión de espacios… Sin embargo, seguimos sin entender por qué la Junta no le presta una mayor atención que sin embargo, si da a otros festivales menos relevantes en cuanto a relevancia o asistencia.

Al final el Purple es posible gracias al inestimable apoyo de Estrella Galicia y de un grupo de pequeños comerciantes y hosteleros leoneses que trabajamos juntos y muy duro por sacarlo adelante, la Asociación Centro León Gótico. Recuerdo especialmente un año en el que no iba a ser posible llevarlo a cabo y entre todos, con mucho esfuerzo conseguimos que no se suspendiese. Quizá si ese año lo hubiésemos dejado morir no estaríamos hoy aquí.

¿Cómo ha sido la evolución de aquel primer Purple al de hoy día, que sucede en diferentes espacios con diferentes actividades (conciertos, exposiciones, mercadillo)?

Efectivamente, hablamos de espacios repartidos por toda la ciudad y actividades que van desde conciertos a exposiciones de arte y fotografía, mercadillo, actividades infantiles y familiares… Al final la cultura mod engloba muchas cosas que van unidas a la música: moda, cine, arte… y nuestra intención es potenciar cada una de esas expresiones culturales.

Con los diferentes espacios lo que buscamos es que sea un evento «de ciudad», que los leoneses puedan participar de ese ambiente del Purple aunque no vayan a un concierto y que los que vienen de fuera recorran nuestra ciudad y no se queden sólo en un recinto cerrado.

¿Cómo se implican la ciudad y los leoneses en el festival?

Lo que yo llevo intentando desde que llegué es abrir el festival cada vez más a las nuevas generaciones, a las familias… Que nadie se quede fuera. Creo que alguien que crezca viviendo el Purple con los cuentacuentos y en familia, cuando crezca, sea o no mod, pensará que en diciembre en León ocurre algo especial que merece la pena vivir. Creo que ahí está también la clave de la longevidad de la que hablábamos antes, que todos en la ciudad lo sintamos como nuestro independientemente de nuestra edad.

¿Por qué Purple? ¿De dónde surge el nombre?

Pues ahí me pillas… La palabra está muy ligada a la cultura pop, imagino que las dos «p» tuvieron algo que ver, pero nunca me lo he preguntado. Ahora voy a buscarlo para no quedarme con la duda (ríe).

¿Un momento que recuerdes con especial cariño de estos últimos años?

Yo nunca pertenecí a ninguna tribu urbana en mi juventud y si me preguntas, era más de rock and roll que de pop, pero Los Flechazos me encantaban. Iba a todos sus conciertos, tenía todos sus discos… Por eso me ilusioné con este proyecto.

Si tengo que elegir dos momentos, para mí uno es el año que conseguí que Cooper tocase en el Purple, rememorando parte de los éxitos de Los Flechazos. Aquel concierto fue para mí algo muy especial. Otro quizá, ha sido el cambio al Palacio de Exposiciones de este año, que es para nosotros un renacer, un crecimiento y un paso más.