Juan Jose Alonso Perandones quiere que los astorganos sientan el Ayuntamiento como su casa. El hecho de que nos reciba en su despacho tras atender a varios ciudadanos hace ver que ese primer reto ya lo ha logrado.

Pero el socialista vuelve a la Alcaldía marcándose varios retos más, tales como desarrollar el polígono industrial, rematar el eje monumental de la ciudad y trabajar en reforzar el valor del patrimonio arqueológico de la ciudad como activo turístico. Promete medidas valientes y luchar por hacer de Astorga una ciudad de referencia y de futuro.

¿Cómo se ha encontrado Astorga a su vuelta?

Han sido años difíciles, sin impulso económico no sólo en Astorga sino en toda la provincia, es más, podríamos decir que en todo el país y más concretamente en todo el eje noroeste en el que nos encontramos. La pirámide poblacional se invierte cada vez más y si no conseguimos frenar esta tendencia estamos hipotecando nuestro futuro.

¿Cuáles son sus retos para esta legislatura?

Por un lado el “Eje Monumental”, un nuevo concepto en la estética y uso del viario urbano, un nuevo diseño de ciudad más cómodo y más bonito, más preparado para el turismo. Comprende principalmente las calzadas, plazas y el entorno que cruzan y rodean la Plaza Mayor, el Palacio Episcopal y la Catedral.

Queremos potenciar el turismo dando la importancia que se merece a la Ruta Romana. O la del Oro, musealizando el foro astorgano, la sinagoga judía o la Casa Panero, dando protagonismo al Museo del Chocolate o La Fábrica La Rosario, convertir en foco de turismo al Castro de la Mesa… Tenemos un patrimonio muy rico.: gran parte de la historia de España y algunas de las civilizaciones y personajes que la definieron desde la época prerromana al modernismo, pasaron por Astorga.

Por otro el Polígono Industrial, ya que Astorga, a pesar de su buena ubicación logística y el desarrollo de infraestructuras aún no ha podido desarrollar su potencial. Este año parece que por fin llegará la fibra óptica, que es una necesidad básica para que esto se produzca.

Quiero que cuando termine el mandato, tanto los ciudadanos que nos votaron como los que no, vean que siempre hemos trabajado de una forma honesta buscando lo mejor para Astorga y todos los Astorganos. Es imposible contentar a todos pero quiero que sepan que tienen la puerta abierta y que esta es su casa.

¿Cuáles son los mayores activos de Astorga, además de su patromonio histórico?

Estamos en el Camino de Santiago y la Vía de la Plata, esto es una oportunidad magnífica que trae mucha gente a nuestra ciudad. La riqueza gastronómica es innegable: los chocolates, las harineras (quien no conoce sus famosas mantecadas) o las cárnicas (un porcentaje altísimo de la cecina leonesa se produce aquí).

¿Qué opina de todo lo que se está comentando últimamente de “La España vacía”?

En nuestra provincia prácticamente todas las comarcas caminan lentamente, o más bien a una velocidad de vértigo hacia la despoblación. No nos engañemos, o se proponen medidas articuladas y coherentes desde el gobierno central tomando en cuenta a los ayuntamientos, o se seguirá perdiendo el tiempo en reuniones, fotos y medidas parciales que no hacen sino poner parches y desperdiciar recursos. Este problema es un problema de Estado, debe tratársele como tal buscando un consenso a largo plazo, con solidaridad y sentimiento de unidad entre todos.

La pérdida cultural que ocasionaría que se perdiesen los pueblos es incalculable.

¿Qué oportunidades tienen los jóvenes astorganos aquí en su ciudad?

Creo que la más importante es la formación. Estamos ante una de las ciudades de su tamaño con mejores opciones de formación: tenemos además de las opciones usuales, escuela para adultos, Escuela Oficial de Idiomas, Conservatorio Oficial. El problema es que muchos tienen que irse porque no consiguen encontrar trabajo.

A mí me gustaría animar a los jóvenes a constituir agrupaciones, cooperativas, asociaciones o cualquier tipo de iniciativa para luchar por Astorga. Desde el Ayuntamiento intentaríamos apoyarlo en todo lo que pudiésemos.

Usted es alcalde con el apoyo de otra fuerza política ¿no cree que los ayuntamientos han sido un ejemplo de cómo si el interés de los ciudadanos se pone en primer lugar los representantes son capaces de buscar vías de diálogo?

En nuestra política actual faltan “Hombres de Estado”, quizá por la herencia que arrastramos de la dictadura y los enfrentamientos entre unos y otros. Hacen falta políticos que estén dispuestos a sacrificarse por lograr acuerdos, pensar en el futuro a largo plazo y en no lo inmediato o en mantenerse en el gobierno. Uno de los pasos, a mi entender necesarios, es una reforma electoral a todos los niveles. El otro es actuar con transparencia desde el principio, que el ciudadano sepa qué vamos a hacer los políticos con su confianza y su voto.