Julián López presenta su renuncia como obispo de León al cumplir hoy 75 años

El obispo, que lleva 18 años al frente de la Diócesis, espera ahora la respuesta del Papa

El obispo de León, Julián López, cumple hoy 75 años de edad, de los cuales ha vivido 18 entregado al servicio de la Diócesis de León. “El día 21 de abril, Dios mediante, será un día normal más en mi dedicación a esta querida Diócesis Legionense y capital del histórico Reino de León”, asegura Mons. López Martín en una nota pastoral en la que recuerda lo que establece el canon 401.1 del Código de Derecho Canónico: “Al obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias”. Y en este sentido, el obispo Julián López asegura que “no tengo inconveniente en manifestar que lo he cumplido permaneciendo, con absoluta paz, a la espera de la respuesta de Su Santidad el Papa a través del medio que estime oportuno”.

En esta nota pastoral, con motivo de este septuagésimo quinto cumpleaños, el prelado legionense recuerda que “he conocido a muchos obispos a lo largo de mi vida y, desde que se estableció el referido precepto, todos cumplimentaron la referida disposición. No es un mandato sino un ruego importante, prudente y significativo, acogido generalmente con responsabilidad y solicitud, de manera que se ha convertido en práctica habitual”. Y precisa que “ante esta circunstancia es explicable la curiosidad y un cierto morbo en ambientes clericales e incluso laicos, quizás porque se ha considerado el ministerio episcopal como una forma de poder, de influencia o de prestigio no solo en el ámbito estrictamente eclesial. Cuando, en realidad, es y ha de manifestarse como un verdadero servicio pastoral a pesar del peso de una imagen que tiene que ver con modos de pensar y de actuar más propios del pasado que del presente, tanto en el ámbito estrictamente eclesiástico como en el civil y social”.