Vista aérea de la factoría Rooldán

La acería Roldán, del grupo Acerinox y símbolo industrial de la comarca de El Bierzo ha anunciado un ERE para el 90% de su plantilla, que actualmente está compuesta por 420 trabajadores. El ERE tendrá una duración, en principio, de seis meses. La empresa alega que la demanda exterior de acero ha caído en más de un 50% y que la tendencia se puede mantener a corto y medio plazo. Roldán exporta más del 80% de su producción.

A parte de los efectos derivados de la pandemia del coronavirus y el cierre de los mercados internacionales, Roldán sigue arrastrando las consecuencias de un grave accidente, que dejó paralizada su producción durante varios meses.

La aplicación del ERE ha sido negociada con los sindicatos, cuyos líderes han tratad de aminorar el efectos en el salario de los trabajadores. La empresa se ha comprometido a complementar el dinero que los trabajadores cobrarán del desempleo.

ROLDÁN

La fábrica de Roldán contabiliza una facturación anual superior a los 200 millones de euros. Su producción se centra en producto largo de acero inoxidable, con la elaboración de alambrón, ángulo (siendo uno de los principales fabricantes del mundo) y barra de perfil redondo, corrugado o hexagonal a partir de palanquilla de más de dos toneladas en más de 30 tipos de acero entre austeníticos, ferríticos y dúplex.

Roldán fue creada en el año 1957 por un grupo de empresarios  que supo aprovechar las ventajas de tener cerca la central térmica de Compostilla, pues por aquel entonces el precio de la energía eléctrica dependía en gran medida de la distancia a la planta productora, y de la abundancia en la zona de materias primas como cuarzo, pizarras carbonosas y agua, que se empleaban en el proceso de fabricación de ferroaleaciones. En 1982 Acerinox compró el 50% de Roldán y en 1995 se hizo con la totalidad de sus acciones.