Unicaja en León
Oficina de Unicaja en pleno centro de León/ MC

Miles de empleados de banca  van a verse afectados por expedientes de regulación de empleo (EREs) en los próximos semanas. El Banco Santander ha anunciado un ERE que afectará, al menos, a 3.500 empleados. Por su parte, Caixabank pondrá en marcha otro ERE, que afectará a 2.023 trabajadores.

Por su parte, el banco andaluz con fuerte presencia en Castilla y León, Unicaja, ha puesto en marcha esta semana su plan para trasladar a 200 empleados, la mayoría de ellos de Castilla y León. La acción de Unicaja se corresponde al plan de reestructuración aprobado en diciembre del pasado año, con la única oposición de UGT, y que en los próximos tres años supondrá el cierre de 249 oficinas y las prejubilaciones de 750 empleados. La provincia de León es una de las más afectadas por la decisión de Unicaja. Una idea de la descapitalización humana que Unicaja practica en León es el vaciado del edificio de El Portillo, antigua sede central de Caja España, hoy prácticamente en desuso y deshabitada.

Unicaja, con sede en Málaga, ha ofertado una serie de condiciones económicas para facilitar el traslado de sus empleados de Castilla y León a otras comunidades, sobre todo a Madrid y a Andalucía. La única provincia andaluza afectada por traslados de Unicaja será Almería.

La puesta en marcha del plan de traslados coincide con la última etapa del proceso de fusión que Unicaja negocia con el banco asturiano Liberbank, pendiente del reparto del poder del banco resultante y de si, al final, es necesaria o no una ampliación de capital que mejore sus ratios.

Castilla y León también se verá afectada por los Eres del Santander y Caixabank, aunque  no se conoce con detalle su aplicación. CCOO ha sido el único sindicato que se ha opuesto a este ERE, cuyo coste ascenderá a 850 millones de euros.

El Santander aún no ha llegado a un acuerdo con los sindicatos, pero su intención es aplicar un ERE que afecte a más de 3.500 empleados. Los sindicatos exigen que las salidas de empleados se hagan mediante prejubilaciones y que su salida sea ordenada y sin tensiones.