La Catedral de León sigue abierta al público, aunque las  visitas han caído los últimos días hasta en un 90% al pasar de en torno a 1.200 visitantes diarios a algo más de 100 debido a la parálisis que sufre toda actividad por los efectos del coronavirus.  Esto quiere decir que hay momentos en que en toda la Catedral sólo hay tres o  cuatro visitantes. En cualquier caso, el Cabildo ha adoptado medidas preventivas como la desinfección de espacios, guardar distancias reglamentarias entre empleados y visitantes, higiene de manos y limitación del aforo a un tercio del aforo.

Todo hace indicar que en las próximas dos semanas se mantendrá la baja afluencia de visitantes, por lo que el Cabildo no considera necesario el cierre de la Catedral a las visitas.

ROSETÓN

El descenso del número de visitantes está facilitando el remate de las obras de restauración del gran rosetón de la fachada principal de la Catedral. Desde el Cabildo se asegura que las obras podrían estar rematadas la próxima semana. Actualmente sólo quedaría por colocar una treintena de piezas de las 98 que componen el rosetón.

Las labores se han alargado más tiempo del previsto por la naturaleza delicada de los materiales, vidrio, y en muchos casos piezas originales del siglo XV aunque otras son más modernas y proceden de la gran restauración del siglo XIX. En cualquier caso, aunque en los próximos días terminen las obras, la reinaguración del rosetón no se llevará a cabo hasta que pase la actual alerta sanitaria por el coronavirus y puedan convocarse actos públicos sin riesgo a contagios.

La restauración y recolocación del este gran rosetón, santo y seña de la Catedral, se ha financiado con la aportación altruista de la Fundación Cepa, que ha aportado cerca de 400.000 euros, una cantidad que no sólo se ha invertido en el rosetón sino en algunos elementos arquitectónicos de piedra de la fachada.