El rosetón restaurado, novedad en la reapertura de la Catedral/ MC

La Catedral de León reabrirá sus puertas a las visitas del público general este próximo lunes día 1 de junio, después de 78 días de cierre obligado por la declaración del estado de alarma derivada de la crisis del coronavirus. Con horario de verano de 9,30 a 13 horas por las mañana y de 16 a 20 horas por las tardes, de lunes a sábado, y de 9,30 a 10,30 horas por las mañana y de 14 a 20 horas por las tardes los domingos se podrá visitar el primer templo diocesano, así como el Museo Catedralicio-Diocesano, cumpliendo con las indicaciones de seguridad que ha establecido el Cabildo y que trasponen las normas de salud pública emitidas por las autoridad sanitaria.

Uno de los atractivos de la reapertura de la Catedral será la contemplación, ya sin andamios, del gran rosetón de la fachada principal. Todas sus vidrieras han sido limpiadas y restauradas, al igual que todo el emplomado, que se encontraba en malas condiciones debido a la pésima calidad de los materiales utilizados en la gran restauración de finales del siglo XIX.

Interior del rosetón durante las obras/ MC

Se espera que en las próximas semanas se proceda al acto de reinauguración de este rosetón y que se den a conocer las conclusiones del estudiado iniciado hace meses sobre la posible “falsificación” de vidrieras, una acción que se habría realizado en un taller de restauración de Barcelona a finales del siglo XIX.

La siguiente restauración afectará al trascoro, un elemento arquitectónico renacentista del siglo XVI, de alto valor artístico.

ABIERTO AL CULTO

Ya el pasado día 18, tras el alivio de las restricciones de la denominada Fase 0 aprobadas por el Ministerio de Sanidad, la Catedral reabría sus puertas tras un simbólico acto que presidía el obispo de León, Julián López, para recuperar el culto público con una eucaristía vespertina que se celebraba ese mismo día en la Capilla de la Virgen del Camino.

Desde entonces, con un espacio litúrgico que el Cabildo ha adaptado a las exigencias planteadas por Sanidad y con un aforo limitado a un tercio de la capacidad total para asegurar la distancia social entre las personas que participan en la liturgia, se ofrecen en la Catedral celebraciones a diario en horario matinal de 12 horas y vespertino de 18 horas, y  los domingos dos citas celebrativas en horario matinal a las 11 y 13 horas, y otra vespertina a las 18 horas.