La Diputación de León repartirá 15.000 bolsas de la compra reutilizables en el medio rural leonés con el mensaje ‘Yo consumo en mi pueblo’ en el marco de una campaña que se propone reactivar y visibilizar la imagen del comercio minorista de proximidad para garantizar su supervivencia en unos momentos en los que su ya difícil situación se ha visto agravada por la situación de crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19. Así lo han presentado las diputadas de Derechos Sociales y Juventud, Carolina López y Susana Folla, “con la esperanza de que esta iniciativa de la institución provincial genere conciencia de la importancia de apoyar a los pequeños establecimientos de nuestros pueblos, que suponen empleo, actividad y, en definitiva, vida para un medio rural que se enfrenta a una lucha tan complicada como es la despoblación”.

Tal y como ha explicado la diputada Carolina López, la campaña se ha diseñado desde el servicio de Consumo de la institución provincial y han sido los usuarios del centro ocupacional Cosamai los que se han encargado del rotulado de las 15.000 bolsas adquiridas para su posterior distribución, a través de los ayuntamientos, por toda la provincia. Además, ha contado con la colaboración del área de Juventud, pues la población joven es uno de sus objetivos prioritarios “ya que la gente más mayor sigue comprando en los comercios de siempre, pero a media que vamos bajando de edad el comercio online va ganando terreno, un hábito que se ha generalizado sobre todo en estos meses de pandemia”, explicaba la diputada Susana Folla. “Por eso queremos incidir en los más jóvenes, para que tomen conciencia del papel que juegan en esta batalla contra la despoblación y en esta crisis económica que vive el comercio minorista del medio rural por la caída del consumo y la paralización de la actividad durante los últimos meses”, añadía.

La diputada de Derechos Sociales señalaba que esta iniciativa está subvencionada al 75% por la Junta de Castilla y León que, a través de la Consejería de Empleo e Industria, ha puesto en marcha una línea de ayudas directas destinadas a financiar proyectos de reactivación del comercio de proximidad ante la crisis del COVID-19. “Queremos crear conciencia, hacer cómplices a todos los vecinos del medio rural de esta lucha por la recuperación económica que, en territorios como la provincia de León, se hace más complicada, pues la despoblación ya era un problema serio antes y esta situación ha venido a agravarlo más todavía”, concluía López.