La muralla leonesa pronto recuperará su antiguo esplendor tras la puesta en marcha de las obras de restauración y urbanización del sector discontinuo NC-21-01 – espacio colindante con la Muralla de León y la calle Era del Moro – tras la aprobación inicial del proyecto por parte de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de León el pasado mes de abril.

Este proyecto forma parte de otro más amplio denominado ‘Proyecto de obras del Plan de la Muralla Romana de León 2018 – 2019: La Era de Moro y el lienzo Norte de la Muralla romana colindante con ella‘ que conlleva acometer las obras de restauración de la cara exterior y el adarve del tramo A del lienzo Norte de la Muralla de origen romano de León, y la restauración de la cara exterior del muro defensivo del Castillo, así como la urbanización del espacio libre colindante situado entre la muralla y la calle Era del Moro.

Así, la segunda fase de las obras de restauración de la muralla de León y adarve Era del Moro ya pueden verse en este rincón tan típico de nuestra ciudad. Esta obra cuenta con un presupuesto de 980.690 euros, que se han financiado de manera conjunta con las aportaciones de diferentes fondos europeos, el 1,5% cultural y el Ayuntamiento de León.

En este primer desarrollo de la segunda fase del proyecto, se está procediendo a la limpieza y reparación de desperfectos. Una actuación sobre el lienzo de la muralla que en total restaurará más de 1.600 metros cuadrados.

El resultado final será muy parecido al que ya luce el primer tramo de muralla sobre el que se actuó y que concluyó hace meses, con la recuperación de los cubos N3 y N4. También se reparó el adarve. Ahora se han vuelto a colocar andamios para que la parte rehabilitada en 2011 y esta nueva intervención tengan un aspecto lo más uniforme posible, tal como ha afirmado la concejala de Patrimonio, Evelia Fernández.

Más adelante, en la próxima fase, se procederá a adecuar el entorno en un solar que actualmente está sin uso y que será ganado como una zona más para la ciudad. En el entorno, predominarán las zonas verdes – conforme al criterio establecido por la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de León – y las zonas de paseo peatonal. La superficie total del espacio libre público a acondicionar y abrir a su uso público es de 2.186 metros cuadrados.

Además, está previsto limpiar la vegetación, eliminar las aportaciones de agua en la coronación de la Muralla e impermeabilizar el adarve, incluyendo sumideros y remates.