La Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de León cumple 35 años. Ubicada en pleno casco histórico, al lado de la Catedral y a un paso de San Isidoro, es un foro de modernidad creadora y educativa. 330 alumnos cursan este año el Bachillerato de Arte, ciclos formativos profesionales o educación superior de Conservación y Restauración, entre otras modalidades. En el interior del edificio reina el bullicio y sus salas son auténticas demostraciones de las tendencias artísticas de este complejo siglo XXI.

Miguel Mielgo, su director y ex alumno de la Escuela, se muestra orgulloso del nivel educativo y de la respuesta de los alumnos. Defensor del trabajo en equipo, está rodeado de colaboradores que aman su trabajo. El equipo directivo está integrado por  cuatro miembros:

Jorge Martínez Montero, jefe de Estudios de la Escuela, profesor del Cuerpo de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Historia del Arte, doctor en Historia del Arte y Documentalista, con un gran número de publicaciones e investigaciones en diversos campos de la Historia del Arte y el Patrimonio Cultural.

María Belén Diez-Ordás Berciano, jefa de Estudios adjunta. Profesor del Cuerpo de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Conservación y Restauración. Doctora en Historia del Arte y  Restauradora.

Fermín Ferrero Ferrero, secretario del centro. Profesor del Cuerpo de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Fotografía y Fotógrafo.

Y, él mismo, Miguel Mielgo Torices, director de la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de León. Profesor del Cuerpo de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Dibujo Artístico y Color. Artista gráfico.

EQUIPO-DIRECTIVO-ESCUELA-DE-ARTE
El equipo directivo de la Escuela: Miguel Mielgo, María belén Díez-Ordás, Fermín Ferrero Ferrero y Jorge Martínez.

330 ALUMNOS EN ESTE CURSO

– ¿Cuáles son los principales retos y objetivos de la Escuela para el curso 2018/19?

-A pesar de ser un centro de formación artística con más de 35 años de historia, somos una institución poco conocida en la ciudad.

Nuestro objetivo va más allá de dar a conocer nuestra oferta educativa, por lo que queremos contribuir y colaborar con las instituciones de la ciudad y de la comunidad en proyectos artísticos donde nuestros alumnos puedan tener especial protagonismo.

– ¿Y las especialidades que se imparten?, ¿número de alumnos?

-La Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de León, durante el presente curso 2018-2019, cuenta con 330 alumnos y oferta diversas enseñanzas artísticas; se imparte el Bachillerato en la modalidad de Artes; las Enseñanzas Profesionales de Artes Plásticas y Diseño de la Familia Profesional de Artes del Libro, el Ciclo Formativo de Grado Medio en Serigrafía Artística y el Ciclo Formativo de Grado Superior de Grabado y Técnicas de Estampación; de la Familia Profesional del Vidrio Artístico, el Ciclo Formativo de Grado Medio de Pintura sobre Vidrio y el Ciclo Formativo de Grado Superior de Vidriera Artística; de la Familia Profesional de Arte Textil, el Ciclo Formativo de Grado Superior de Arte Textil; así como las Enseñanzas Artísticas Superiores en Conservación y Restauración de Bienes Culturales en la especialidad de pintura.

– ¿Cuál es el perfil del alumno medio de la Escuela?

-Es difícil hablar de un perfil medio debido a la gran heterogeneidad del alumnado. En el Bachillerato nos encontramos con alumnado más joven que busca una formación inicial en el Arte, previa a unas enseñanzas superiores o un grado, relacionado con las artes plásticas, el diseño, la conservación y Restauración, etc.

En los Ciclos Formativos, las franjas de edad del alumnado son muy diversas, buscando obtener desde una primera titulación, hasta una especialización complementaria a unos estudios superiores previos.

En las Enseñanzas Artísticas Superiores de Conservación y Restauración de Bienes Culturales encontramos alumnado que proviene del Bachillerato de la modalidad de Artes y alumnado que ya tiene otra titulación Superior.

Esta heterogeneidad es muy enriquecedora, ya que se produce una convivencia de personas de muy diversas formaciones y edades, aprendiendo todos de todos.

MIGUEL-MIELGO,-DIRECTOR
Miguel Mielgo, director

– ¿Hay numerus clausus en algunas especialidades? ¿Cuáles son las más demandadas?

-El Bachillerato de la modalidad de Arte consta de tres grupos por curso, llegando a un total de 210 alumnos, 35 por grupo; los Ciclos Formativos de Artes Plásticas y Diseño y las Enseñanzas Artísticas Superiores de Conservación y Restauración están formados por un único grupo por curso de hasta 15 alumnos.

Todo ello hace que seamos un centro heterogéneo, dinámico y con muchas sinergias entre el alumnado que muestra una especial sensibilidad por estas enseñanzas.

35 AÑOS

 – La Escuela cumple 35 años ¿sigue siendo la gran desconocida de León?

-¡Cada vez somos más conocidos! Estos últimos años hemos puesto en marcha una serie de medidas de promoción y difusión que están teniendo muy buenos resultados.

Más de 2.000 personas se asoman a la página web del centro, así como a nuestras redes sociales (Facebook e Instagram), que muestran el día a día de nuestro centro.

También participamos en proyectos de muy diversa índole y todos ellos con una alta repercusión mediática. Podríamos señalar numerosas colaboraciones en estos últimos cuatro años: con la Cámara de Comercio hace dos cursos participamos en Escapararte; una iniciativa donde los escaparates del comercio de León se llenaron de obras e intervenciones artísticas, en la que participó un buen número de nuestros alumnos.

Las intervenciones en el ámbito de la conservación y restauración han sido muy variadas, contando con convenios de colaboración con el Museo de León, Casa Botines o el Ayuntamiento de Grajal de Campos.

Nuestro alumnado realiza sus prácticas de formación en centros de trabajo en empresas e  instituciones de diferentes sectores, tales como el textil, artes gráficas, vidrio artístico.

Asimismo, el alumnado de las Enseñanzas Artísticas Superiores en Conservación y Restauración de Bienes Culturales en la especialidad de Pintura realizan las prácticas en empresas del sector, así como instituciones de renombre tales como el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León, el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el Museo de América, el taller de restauración del Obispado de León, etc.

Todo ello hace que la sociedad leonesa vaya redescubriendo un centro moderno y dinámico.

TALLER-DE-RESTAURACIOON
Taller de restauración

– ¿La oferta de la Escuela se adapta a la demanda social?

-En Enseñanzas Artísticas es difícil hablar de demanda social, ya que no somos un campo educativo como la Formación Profesional donde Empresa y Educación están estrechamente ligados.

La formación en el ámbito artístico se adapta a las exigencias del tejido empresarial pero en menor medida, y aunque algunos alumnos se incorporan a pequeñas y medianas empresas de la Comunidad, muchos establecen talleres o negocios autónomos.

– El vídeo promocional de la Escuela se titula La enseñanza soñada de la luz ¿qué mensaje se pretende transmitir?

El documental La enseñanza soñada de la luz fue una iniciativa de la profesora Carmen Aláez Serrano y de su hermano Constantino, en conmemoración del 35 aniversario del centro. A través de la narración de Jorge Martínez Montero, el arquitecto Ramón Cañas Aparicio y de los diferentes directores que ha tenido el centro, se intentó construir un relato desde los inicios de las enseñanzas artísticas en nuestra ciudad hasta el momento actual, todo ello acompañado de testimonios gráficos e imágenes del día de día de la Escuela.

CULTURA TRADICIONAL Y TECNOLOGÍA

 – ¿Es compatible mantener el espíritu de los oficios artesanales en el mundo actual dominado por la imagen y las nuevas tecnologías?

-Rotundamente sí. Los avances tecnológicos, la producción en masa, la globalización, etc. generan una cierta frialdad, homogeneización o despersonalización del producto. No es casualidad que la industria y las producciones gráficas actuales acudan a la cultura tradicional y a los oficios artísticos, intentando establecer y reinterpretar sus rasgos distintivos.

Asimismo, no es raro encontrar en empresas artesanos con una gran formación en el campo de la producción gráfica e industrial.

– ¿Cómo se adapta el programa de enseñanzas de la Escuela a las nuevas tecnologías y a las expresiones artísticas audiovisuales?

-Todas las enseñanzas que actualmente oferta nuestro centro cuentan en su currículum con módulos o materias donde está presente la tecnología de la información y la comunicación, aplicada al campo de conocimiento artístico.

Creemos que la combinación del conocimiento de las técnicas tradicionales con las nuevas tecnologías, proporcionan al alumnado una formación especializada y adaptada a la sociedad actual, sin perder los saberes tradicionales de los oficios.

– La Escuela históricamente ha hecho gala de ser un espacio de libertad ¿cómo se hace realidad ese principio en el siglo XXI y en una sociedad democrática?

La libertad siempre ha estado vinculada con el arte, la creatividad y la expresión, incluso cuando la sociedad no lo era tanto.

Somos un centro que se caracteriza por proporcionar herramientas y procesos de pensamiento divergente y creativo.

– ¿Influye de alguna manera en el espíritu de la Escuela su ubicación, al lado de la Catedral y en pleno casco histórico de León?

-El emplazamiento de nuestro centro es todo un privilegio, por lo que aprovechamos nuestro entorno para motivar a nuestro alumnado, realizando salidas de campo a dibujar, tomar fotografías, visitas a monumentos, museos e instituciones culturales. El contar con dos inmuebles conexionados entre sí, nos permite distribuir los espacios de la manera más eficiente posible, intentando una mayor iluminación y orientación de las aulas.

FACHADA-DE-LA-ESCUELA
Fachada del edificio, sede de la Escuela

– ¿Cuál es el futuro de los alumnos que terminan sus estudios en la Escuela? ¿Qué grado de inserción laboral tienen?

-La inserción al mundo laboral es uno de los aspectos que más nos preocupa. En las Enseñanzas Profesionales, la gran mayoría de nuestros alumnos se ven abocados a realizar un trabajo por cuenta propia, montando su propio taller o realizando proyectos y trabajos para terceros, si bien cada vez más existe un interés por incorporar el campo artesanal en empresas de sectores culturales.

En las Enseñanzas Artísticas Superiores el grado de incorporación al mercado laboral pasa por profesionales que aúnan una doble formación en el campo de la Conservación y Restauración de Bienes Culturales y de las Artes Plásticas y el Diseño, junto a disciplinas como las Bellas Artes o las Humanidades.

ABIERTOS A LA  COLABORACIÓN

 – Dígame antiguos alumnos que hayan triunfado en el mundo del arte a todos los niveles.

-La verdad es que el éxito en el mundo del arte es algo muy relativo y poco cuantificable, si bien lo que realmente nos interesa de nuestro alumnado es su enorme potencial, que se ha visto reconocido en premios a nivel nacional e internacional y en profesionales de las artes plásticas y el diseño que ocupan puestos de responsabilidad en empresas e instituciones culturales.

En estos 35 años hemos tenido numerosos alumnos, y muchos han tenido éxito en sus diferentes carreras profesionales; a modo de ejemplo podríamos nombrar a Laura Nogaledo artista y profesora del Departamento de Escultura de la Universidad de Sevilla; David Esteban “Dados”, artista gráfico internacional con un gran número de trabajos murales; Gonzalo Muñiz, tatuador profesional del Last Port Tatto Studio; Ana Andrés una de las responsables del DEAC del Museo Thyssen Bornemisza;  Silvia Gutiérrez, becaria del Museo del Prado para montajes Expositivos, o incluso varios profesores que actualmente son docentes del centro y que desarrollan también su carrera artística.

– ¿En qué proyectos colabora actualmente la Escuela?

-Desde que comenzamos con este nuevo proyecto, la Escuela está llevando a cabo una apuesta decidida por la formación del profesorado, y buena prueba de ello es el hecho de ser el centro con mayor número de itinerarios de formación en ámbitos tan distintos, pero a la vez necesarios, para el correcto funcionamiento del centro, tales como las TICs, la Biblioteca o las metodologías docentes.

En el campo de la innovación docente, estamos participando en un proyecto de innovación educativa que depende del Centro Superior de Formación del Profesorado de nuestra Comunidad y en el ámbito de las nuevas tecnologías, hemos obtenido el nivel de acreditación Tic 4, que concede la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León.

Todo ello, sumado a múltiples colaboraciones con otros centros educativos de nuestra ciudad como el Colegio Ponce de León o el IES San Andrés, junto a otros proyectos de aperturismo a la ciudad como las exposiciones anuales de los proyectos y obras finales en la Fundación Sierra Pambley, cursos monográficos de temática especializada y conferencias de interés sobre el mundo artístico en general, como las que acaban de finalizar bajo la denominación de Únicos 2018 “Artesanos en el siglo XXI. Textil, Edición, Vidrio y Restauración”.

– ¿La restauración del palacio de Grajal es el más emblemático?

-Por supuesto que no, la campaña del pasado verano que se ha llevado a cabo en el Palacio de los condes de Vega de la localidad de Grajal de Campos, no es más que una de las apuestas del centro en formación complementaria para el alumnado. En este caso concreto, la labor formativa se centró en tareas de intervención de las azulejerías, yeserías y pinturas murales del palacio bajo la supervisión de los restauradores Blanca Rodríguez Fernández y Marcos Cachaldora Rodríguez.

Se trata de una primera fase de formación práctica de los alumnos de las Enseñanzas Artísticas Superiores en Conservación y Restauración de pintura, que tendrá su continuidad en los próximos cursos y que se complementa con otras propuestas prácticas en instituciones museísticas como Casa Botines.