Símbolo de Unicaja en el centro de León/ MC

Queda mucho camino por recorrer para que la fusión entre el banco andaluz Unicaja y el asturiano Liberbank llegue a buen puerto. El principal escollo será el canje de acciones del nuevo banco. Liberbank sigue reivindicando más del 40%, mientras que desde la sede malagueña de Unicaja se mantiene su ya conocido posicionamiento de no bajar del 60%. Ya se verá.

En lo que sí se avanza es en el análisis de la reestructuración que supondrá la fusión, es decir las oficinas que habrá que cerrar, los empleados que deberán salir y la reorganización de los servicios centrales tras su obligada reunificación. Y ya hay unos primeros cálculos, elaborados por Kepler Cheuvreux, asesoría que cifra en 42 las oficinas cerradas y en 2.452 los empleados excedentes.

Actualmente, Unicaja cuenta con 6.916 empleados y Liberbank con 3.933, con lo que juntos sumarían una plantilla de 10.849 trabajadores. Asimismo, de forma conjunta, los bancos contarían con 1.866 sucursales, lo que arroja una ratio de empleado por oficina de 5,81, y que la firma estima que se podría reducir a 4,5. El volumen de negocio del banco resultante superaría los 108.000 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que en estos momentos Unicaja tiene en marcha un proceso para cerrar 136 oficinas.

La duplicidad de oficinas entre ambos bancos se concentra principalmente en Castilla-La Mancha o en Madrid y, en esta ocasión, casi es nula en Castilla y León, Comunidad donde Unicaja tiene la mayor cuota del mercado bancario por la absorción en su día de las cajas España y Duero.  En la provincia de León, Liberbank sólo cuenta con una oficina frente a las 86 de Unicaja.

El banco resultante tendría una presencia destacada en comunidades como Asturias, Cantabria, Extremadura, Castilla La Mancha, Castilla y León y Andalucía.

SINDICATOS

Por otra parte, los sindicatos de Unicaja guardan aún silencio sobre este proceso de fusión, a la espera de que los órganos de gobierno del banco den sus primeros pasos efectivos. En Liberbank sí ha habido ya algún posicionamiento, aunque muy cauto.

Contaba ayer la prensa local de Ciudad Real que los sindicatos de CCOO y de UGT de Liberbank verían con buenos ojos esta posible fusión al considerarla como “positiva”. En cualquier caso, desde CCOO se muestran un tanto escépticos ante la posibilidad de que esta unión llegue a materializarse en las próximas fechas. Por su parte, desde UGT consideran que la citada fusión sería positiva siempre y cuando las garantías salariales y laborales de los trabajadores no se vean mermadas

Rafael García Ledesma, responsable de la sección sindical de CCOO en Liberbank a nivel estatal, ha indicado al diario  Lanza que la fusión entre Liberbank y Unicaja sería “positiva”. A pesar de ello muestra su “incredulidad” de que está unión pueda llevarse a cabo próximamente, al recordar que “esta es la tercera vez que sale a la luz la noticia de que Unicaja y Liberbank se encuentran en negociaciones y, hasta ahora, nunca se ha llegado a buen puerto”. García Ledesma ha señalado que “hasta que no veamos que la fusión se lleva finalmente a cabo, no nos lo vamos a creer”.

En cualquier caso, indica que hasta la fecha “no tenemos ninguna información oficial, salvo lo que ha salido en prensa y que no es otra que la comunicación obligatoria que tienen que hacer las empresas de que están manteniendo conversaciones”.

Por su parte, Jacinto Navarro, que pertenece a la sección sindical de UGT en Liberbank y es el responsable regional del sector financiero de UGT, recuerda que la posible fusión entre Unicaja y Liberbank “es un asunto que se viene arrastrando desde hace un año y medio, aproximadamente. Y desde ese momento, nunca ha dejado de haber contactos entre las dos direcciones de los bancos ya que, al fin y al cabo, se trata de entidades que son muy similares, casi gemelas, pues proceden de las antiguas cajas de ahorro y han llegado hasta aquí por la fusión o absorción de otras cajas de ahorro”.

Desde su punto de vista, la crisis provocada por la Covid-19 puede “acelerar el proceso” a lo que añade que “la única forma de cumplir con las recomendaciones del Banco Central Europeo y del Banco de España para reducir costes y crecer, es uniendo fuerzas”.

Navarro confía en que si finalmente la fusión entre las entidades de Liberbank y Unicaja llega a buen puerto, “no ocasione costes laborales, pues desde UGT, dejando a un lado las cuestiones comerciales, vamos a luchar por salvaguardar la integridad laboral de todos los que participamos de estas dos entidades dentro de este proceso de integración”.

Por todo ello indica que “buscaremos que el impacto laboral sea el menor posible. Y, en caso de finalmente se tengan que producir pérdidas de empleo, trabajaremos para que éstas siempre que sean pactadas y totalmente voluntarias”.