Reunión del gobierno de la Junta/ Archivo

Coincidiendo con la publicación de los pésimos datos del paro en Castilla y León, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos ha autorizado a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural destinar 92.608.120€ para apoyar las inversiones en la industria agroalimentaria y forestal de Castilla y León.

De este importe, 84.415.482€ irán destinados a apoyar activos físicos y circulante en la industria agroalimentaria, para la transformación y comercialización de productos agroalimentarios y, asimismo, se destinarán 64.915.482€ a la convocatoria de apoyo a las industrias agroalimentarias actualmente abierta, que incorporarán acciones preferentes para proteger el empleo, motivado por el COVID-19.

La subvención podrá alcanzar 640.000€ para aquellos proyectos de inversión valorados entre 1.000.000 y 2.000.000€. Para proyectos de más de 2.000.000€ la ayuda máxima será de 1.100.000€, pudiendo alcanzar un máximo de 3.000.000€ en los casos de reincorporación de trabajadores afectados por ERTE por fuerza mayor, causados por la situación derivada del COVID-19. El resto de esta financiación, 19.500.000€, se destinará a la resolución de la convocatoria pendiente de resolver.

También se destinarán 5.059.138€ para apoyar inversiones en el sector forestal, de los cuales 4.059.138€ también contemplarán entre sus criterios de priorización la protección del empleo afectado por la crisis provocada por el COVID-19, mientras que el restante millón de euros cubrirá la resolución de la convocatoria pendiente de resolver. Finalmente, 3.133.500€ irán destinados a apoyar proyectos piloto de innovación agroalimentaria  y forestal.

MEJORAR LA COMPETITIVIDAD E INNOVACIÓN

Por otra parte, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos ha aprobado distintos expedientes de carácter económico que permiten a la Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la competitividad empresarial (ICE), reforzar en 2020 la competitividad y la innovación de las empresas de Castilla y León con un presupuesto de 112,1 millones de euros.

Estas medidas complementan las líneas extraordinarias, habilitadas que movilizarán 100 millones de euros para dotar de liquidez a 3.000 micropymes, PYMES y autónomos, y paliar el daño económico y empresarial de la crisis sanitaria en la Comunidad, facilitando procesos de inversión esenciales en el momento actual.

Esta financiación adicional tiene como objetivo reducir, a corto y a medio plazo, el efecto del cese en la actividad y el descenso de los ingresos de muchas pequeñas y medianas empresas castellanas y leonesas. Así estarán mejor situadas cuando finalice la crisis del COVID-19 y podrán seguir contribuyendo a mantener la actividad económica y el empleo en Castilla y León.

AYUDAS DIRECTAS

La Comisión Delegada para Asuntos Económicos de la Junta de Castilla y León ha aprobado el presupuesto que el ICE puede destinar en 2020 a las tres líneas de ayuda que ofrece a las empresas. En total, el Gobierno autonómico pone este año 82,1 millones de euros a disposición de las empresas que necesiten estas subvenciones, cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

En concreto, el Instituto para la Competitividad Empresarial destinará 15 millones de euros a las ayudas para mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas mediante proyectos de inversión empresarial y 1,6 millones más para fomentar la innovación de las pymes. Hasta ahora, en ejercicios anteriores, 260 proyectos de inversión empresarial y 47 más de innovación han podido salir adelante gracias a esta línea de ayudas.

La segunda línea supone una inyección de 59,5 millones de euros para las subvenciones a proyectos de I+D; planes estratégicos en materia de I+D; proyectos de transferencia del conocimiento; proyectos de I+D de centros tecnológicos en colaboración con empresas y proyectos de I+D tecnológicos de interés regional de los centros tecnológicos de Castilla y León. Esta línea ha impulsado ya 432 proyectos en los últimos tres años.

En tercer lugar, el ICE aportará 6 millones de euros a proyectos de desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación de las pymes y de incorporación de soluciones avanzadas en materia de la sociedad de la información.

Estas ayudas son especialmente importantes para el sector empresarial, dado que el confinamiento requiere soluciones de teletrabajo, que implican inversiones en conectividad, sistemas y servicios.

Además, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos ha autorizado también que el ICE conceda un préstamo de 30 millones de euros a la sociedad de capital riesgo Sodical. Esta suma -derivada de contrato de financiación firmado entre el ICE y el Banco Europeo de Inversiones, BEI- sostendrá este año un programa de préstamos participativos que permitirá financiar proyectos empresariales de pequeñas y medianas empresas o de empresas de mediana capitalización (MidCaps) -principalmente, españolas, sin excluir las de otros estados de la UE- que realicen inversiones en Castilla y León.

Este instrumento resulta especialmente útil en épocas de crisis, como la creada por el Covid-19, ya que permite a las compañías afectadas reforzar su estructura de fondos propios y abordar la situación en mejores condiciones.