La Junta de Castilla y León ha aprobado esta mañana la concesión directa de una nueva subvención de 400.000 euros para la realización de las obras de reforma y rehabilitación de parte del Seminario Mayor de San Froilán para albergar el Museo Diocesano y de Semana Santa de León. El coste total de las obras de reforma está estimado en 4,8 millones de euros y con esta subvención la Junta ha aportado ya más de dos millones de euros.

La Fundación Museo Diocesano y Semana Santa dispone, por cesión del Obispado de León, de parte del edificio del Seminario Mayor de San Froilán con el fin de destinarlo a Museo Diocesano y de Semana Santa de León y así poder albergar una colección de piezas escultóricas y objetos religiosos. Para ello está siendo necesaria su reforma y adaptación, lo que constituye una actuación de interés arquitectónico tanto por el valor histórico-artístico del inmueble como por su estratégica ubicación en el centro histórico de la ciudad.

La Fundación Museo Diocesano y de Semana Santa de León deberá destinar el bien inmueble rehabilitado con cargo a la subvención a Museo Diocesano y de Semana Santa durante un mínimo de 50 años, procediendo de lo contrario el reintegro de las ayudas.

El salón de actos ya está operativo/ MC

LAS OBRAS

En cuanto a la obra, el Seminario, de cuatro plantas, se organiza en torno a un patio central rodeado por su correspondiente claustro por el que se accede a las diferentes estancias que lo circundan. El museo no ocupará todo el edificio, únicamente la zona correspondiente al patio y las plantas baja y primera del mismo, con entrada por la calle Mariano D. Berrueta, nº 10. Para ello se procede a la rehabilitación de estas zonas respetando la estructura del edificio y previéndose cubrir el patio, que será la reforma más importante, ya que con ello se podrá incorporar al espacio expositivo del museo.

Las obras están prácticamente terminadas y se espera que nada más pasada la Semana Santa comience a hacerse realidad el proyecto de musealización. En este sentido, la Diócesis aportará numerosas piezas de alto valor artístico que actualmente están en los almacenes del Obispado por falta de sitio expositivo.

Asimismo, las cofradías y hermandades de Semana Santa esperarán a la celebración de la Semana Santa para ir incorporando al Museo algunas de sus piezas.