Reunión del gobierno de la Junta/ Archivo

La Junta de Castilla y León ha movilizado de forma inmediata 142,3 millones de euros para respaldar la liquidez de las empresas de la Comunidad y ha ampliado el plazo para el pago de impuestos autonómicos, de modo que la economía regional llegue en mejores condiciones al momento en que cese la emergencia sanitaria, según se explica en un comunicado.

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), ha aprobado, hasta el 31 de marzo, 14,3 millones de euros en ayudas correspondientes a 226 solicitudes de empresas para hacer frente a la crisis sanitaria. Hasta la fecha, el ICE ha recibido 493 solicitudes de ayudas de empresas por valor de 30,4 millones de euros para hacer frente a las distintas necesidades de liquidez, créditos, soluciones digitales y aplazamiento de préstamos, causadas por la crisis sanitaria.

LÍNEAS DE APOYO A EMPRESAS

A través del ICE y en colaboración con Iberaval, se han abierto cuatro líneas específicas de apoyo a las empresas afectadas:

Línea 1. Moviliza 20 millones de euros. Destinada a aportar liquidez a micropymes y autónomos. Préstamos de entre 6.000 y 40.000 euros sin intereses. Se podrán materializar 600 operaciones de crédito por un importe máximo de 40.000 euros -solicitud media de 33.000- con una bonificación del 100 % de los costes financieros. Esta línea de avales tendrá una carencia de hasta 12 meses, una amortización de tres años, y permitirá bonificar los costes de las operaciones solicitadas por pymes de hasta cinco trabajadores y autónomos. Ha recibido hasta el momento 125 solicitudes, por un valor de 3,9 millones de euros.

Línea 2. Moviliza 40 millones de euros. Destinada a mantener la actividad de las pymes, que desarrollan su actividad en sectores especialmente afectados por la crisis del Covid-19, como la hostelería, el comercio, las manufacturas o el turismo, entre otros. Se trata de una línea del programa ICE Financia, que articula préstamos avalados a tres y cuatro años, con uno de carencia. Ya se están valorando las 163 solicitudes presentadas hasta ahora, que suman 3,5 millones de euros.

Línea 3. Moviliza 25 millones de euros. Dirigida a obtener financiación de circulante e inversión para soluciones digitales de urgencia en teletrabajo, digitalización y modernización de empresas. Habilita avales para la obtención de préstamos de entre 6.000 y 600.000 euros, con cinco años de amortización más 12 meses de carencia. Ha recibido ya 182 solicitudes, que reclaman, en conjunto, 16,3 millones de euros.

Línea 4. Supone un ahorro puntual de 15 millones de euros. Permite aplazar, hasta seis meses, el pago de las cuotas de los préstamos de los programas de Reindustrialización y Crecimiento Empresarial de la Lanzadera Financiera. El ICE tramita ya 23 solicitudes, por 6,7 millones de euros, en esta línea.

3.000 empresas de Castilla y León podrán contar con la inyección inmediata de 100 millones de euros con la que la Junta respalda la liquidez de pymes y autónomos para mantener su actividad y su capacidad de generar empleo.

APLAZAMIENTO DE IMPUESTOS

Por otra parte, hasta el 31 de marzo, 13.548 contribuyentes se habrían beneficiado del aplazamiento del pago de impuestos autonómicos por importe de 13,2 millones de euros, en aplicación de las nuevas medidas fiscales de la Junta que se pusieron en marcha el pasado 20 de marzo para hacer frente a la crisis del COVID-19.

En concreto, más de 5.200 contribuyentes han podido aplazar el pago correspondiente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, por valor de 4,1 millones de euros, y casi 8.300 lo habrían hecho en los de transmisiones patrimoniales onerosas y actos jurídicos documentados de personas físicas, pymes y autónomos, cuya cuantía asciende a 9,1 millones de euros.

La Consejería de Economía y Hacienda puso en marcha, el pasado 20 de marzo, nuevas medidas fiscales que beneficiarán a más de 38.000 contribuyentes con un impacto de 42 millones de euros. Este aplazamiento amplía los plazos inicialmente por un mes y si fuera necesario en meses sucesivos, en caso de alargarse el estado de alarma decretado por el Gobierno.