El presidente Mañueco, en la videoconferencia con el presidente Sánchez

Reactivación de la economía en el periodo de desescalada pero desde la seguridad sanitaria. Y desde esa seguridad, un plan de choque para incentivar sectores económicos claves como la Hostelería, Comercio, Agroindustria y Automoción. Este es el contenido del mensaje que el presidente de la Junta, Fernández Mañueco, ha trasladado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la dominical entrevista telemática, que se viene celebrando durante el estado de alarma. Mañueco ha pedido al presidente Sánchez que la apertura del turismo esté acompañada de una planificación que permita que el sector pueda organizarse con antelación.

Ante la necesidad de ofrecer apoyo, seguridad y estabilidad a todos los sectores que se van activando, el presidente de la Junta ha reiterado la petición de un plan de choque para sectores clave como el Comercio, la Hostelería y el Turismo. En este punto han coincidido varias comunidades autónomas, que se han emplazado a mantener reuniones internas con la ministra de Turismo, así como la posibilidad de celebrar una conferencia de presidentes para hablar de la reactivación del sector del Turismo.

Otro plan de choque reclamado por Castilla y León se refiere a los sectores de la industria agroalimentaria afectados por la crisis, especialmente el vitivinícola.

AUTOMOCIÓN

Asimismo, Fernández Mañueco ha reivindicado la necesidad de un tercer plan de choque para la automoción, para lo cual pedirá formalmente la apertura urgente de una Mesa Nacional del Sector de la Automoción con la participación de fabricantes, empresas, auxiliares, concesionarios y administraciones. Según ha recordado, la automoción crea en Castilla y León más de 40.000 empleos de manera directa y en su conjunto supone un 25% del PIB de la Comunidad.

PACGTO CON BILDU

En el terreno estrictamente político, Mañueco ha afeado a Sánchez el polémico pacto de PSOE, Unidas Podemos y HB Bildu para derogar la reforma laboral de los gobiernos de Mariano Rajoy. En este sentido, ha manifestado que este acuerdo es injusto para Castila y León y ha manifestado su oposición a que se concedan privilegios a unas comunidades autónomas sobre otras, ya que eso aumentaría las diferencias y los desequilibrios entre ellas.  Los criterios sobre déficit y sobre deuda tienen que ser iguales para todas las comunidades y deben ser discutidos por todas ellas con el Gobierno de España, ha subrayado.

Tras insistir en la necesidad de que el Gobierno aporte mayores certezas y planificación para las comunidades autónomas, los trabajadores, los autónomos y las empresas, Fernández Mañueco ha mostrado su preocupación por la incertidumbre que genera el debate sobre la derogación de la reforma laboral. “Mi Gobierno está con el sector productivo, con la estabilidad laboral y la estabilidad del marco jurídico para las empresas”, ha señalado, por lo que ha considerado contraproducente abrir este debate con el que se ha hecho un daño a la certidumbre y a la confianza de trabajadores y empresas. “Una medida de este tipo puede convertir muchos Ertes en despidos de trabajadores, por lo que consideramos innecesario abrir este debate en este momento”.

Por el contrario, ha asegurado, la Junta de Castila y León está apostando por el diálogo y las certezas, trabajando en un gran pacto de Comunidad en el que ya se están dando los primeros pasos. Tras la reunión celebrada esta misma semana con todas las fuerzas políticas del arco parlamentario, Fernández Mañueco se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de alcanzar este pacto por la recuperación, que girará sobre cinco ejes ya establecidos, pero ha señalado que aún queda mucho trabajo por delante.