Ha tenido que prohibir Galicia fumar en la calle allá donde no haya distancia de seguridad para que el portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, recuerde que en esta Comunidad ya está operativa esta prohibición desde hace semanas. En Castilla y León no se puede fumar en terrazas de bares y cafeterías ni en la calle en general cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad entre personas de metro y medio. Igea ha apelado a la responsabilidad individual para cumplir estas y otras normas ante la imposibilidad de poner un guardia en cada calle.

Igea compareció este mediodía en rueda de prensa acompañado por la consejera de Sanidad, Verónica Casado. Ambos han insistido en un mismo mensaje: crece la curva del contagio de coronavirus en toda la Comunidad, el incremento es lento pero imparable, es un goteo constante y que la única medida para parar este aumento es la responsabilidad personal, es decir que cada ciudadano cumpla con las normas básicas: usar la mascarilla, lavarse las manos, huir de las reuniones multitudinarias  y mantener la distancia mínima de seguridad de metro y medio. “La curva de contagios en Castilla y León es ascendente, es un goteo constante”, pero “la situación aún no es alarmante, pero sí preocupante”, han venido a concluir Igea y Casado.

El portavoz de la Junta ha exigido al Gobierno central “herramientas legales” para actuar con rapidez y eficacia ante cada posible nuevo brote de contagio, aludiendo a poder decretar confinamientos sin que sea necesaria la orden de un juez. También ha pedido  liderazgo, con el fin de evitar la sensación de que cada autonomía actúa por su cuenta sin ninguna coordinación. “Hay que evitar dar volantazos o que  cada autonomía adopte medias aisladas” ha explicado Igea, quien ha desmentido rumores como el inminente confinamiento de alguna capital de provincia.

Asimismo, Igea exige al Gobierno una mínima coordinación en la vuelta al colegio del ya próximo mes de septiembre o en la entrada en funcionamiento de la APP que el Ministerio de Sanidad ha diseñado para controlar los contagios.

La consejera de Sanidad, en un tono didáctico, ha recordado que el virus sigue en la calle, que Castilla y León continúa en estado de alerta sanitaria, que aumenta peligrosamente la ocupación hospitalaria y que cada día son más los rebrotes detectados. Casado se ha felicitado por el buen trabajo precoz de los rastreadores, más de 622 en Castilla y León, pero ha recordado que la mejor medida es la preventiva basado en la responsabilidad personal de cada ciudadano. Actualmente en Castilla y León hay 118 rebrotes activos del virus. Los casos más graves como los de Pedrajas, Íscar y Aranda de Duero estarían estabilizados o controlados.

Ha recordado Casado que el origen de los contagios en Castilla y León está en las reuniones de familiares y amigos y en el ocio nocturno, de ahí que haya insistido en la necesidad de respetar las normas para combatir básicas el coronavirus.

Por su parte Igea ha anunciado que la próxima semana la Junta se reunirá con los alcaldes de todas las ciudades de la Comunidad de más de 20.000 habitantes para coordinar la lucha contra los rebrotes y, sobre todo, de cara a la vuelta al cole y al fin de las vacaciones laborables.