La Junta de Castilla y León anuncia la inversión de 267.000 euros para la restauración de la cátedra de latinidad de Lois, pueblecito de la montaña oriental leonesa, famoso por su enorme iglesia, conocida como la catedral de la montaña. La finalidad del proyecto es la sustitución completa de la cubierta actual por una nueva, manteniendo su volumetría y alturas originales y restaurando su estructura, respetando la estética y el sistema constructivo de la edificación prexistente.

También se actuará sobre los forjados de madera, sobre los que se llevará a cabo un estudio para su restauración, manteniendo, en la medida de lo posible, la viguería existente y sustituyendo piezas en los casos en los que sea necesario. Dentro de la actuación se abordará otra intervención en su fachada principal con orientación sur, donde se llevará a cabo la reforma y consolidación estructural de las alfarjías y la galería existente sustituyendo la estructura y la carpintería por una nueva galería de madera.

El edificio tiene la disposición propia de la arquitectura montañesa, con potentes muros de carga de piedra y estructura de forjados y cubierta de madera. Actualmente es de titularidad municipal y se hace una utilización parcial de algunas de las salas mejor conservadas. A pesar de ello, sufre un abandono generalizado que hace peligrar partes de la construcción y que impiden su uso, debido a la ruina parcial de sus alfarjías, forjados y cubierta.

LA CÁTEDRA DE LATINIDAD

El edificio es conocido como ‘cátedra de latín’ de Lois y se encuentra situado en el conjunto histórico de la localidad. Fue fundado por Jerónimo Rodríguez-Castañón Valbuena, natural del mismo pueblo, y su función era entendida como ‘estudio de gramática’ y lugar donde los hijos de los moradores que no pudieran sustentar una educación fuera del pueblo pudieran estudiar sus primeras letras. Bajo la gestión de un Patronato, esta iniciativa fructificó en numerosas personalidades que pasaron por sus aulas.

La conocida como ‘catedral de la montaña’, de estilo barroco tardío y limpia de ornamentos, se eleva con respecto al resto de edificaciones y destaca por su calidad arquitectónica, su simetría y su color rosado debido al material con la que se encuentra realizada; mármol veteado procedente de la cantera local.