Ratificadas las órdenes de limitación de aforos y horarios de ocio y bares

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) acaba de ratificar las órdenes de la Junta de Castilla y León por las que decretaba el confinamiento o licitación de la movilidad de los ciudadanos en las ciudades de León, San Andrés de Rabanedo y Palencia para contener la expansión del coronavirus.

El confinamiento tendrá una duración de 14 días. Una vez que el TSJ ha validado las órdenes de la Junta, las distintas policías y fuerzas de seguridad del Estado ya pueden comenzar a sancionar a quien  incumpla las restricciones de movimiento, sobre todo las salidas o entradas a estas ciudades sin  motivos justificados.

En este sentido, ayer mismo, el alcalde de León, José Antonio Diez aseguraba que no se le había pasado por la cabeza recurrir a la Justicia las órdenes de confinamiento de la Junta. Esta postura contrasta con el enfrenamiento que se vive en la Co unidad de Madrid, donde el Tribunal Superior de Justicia de esa Co unidad revocaba las órdenes de confinamiento decretadas por el Gobierno central.

COMUNICADO DEL TSJ

Teto íntegro del comunicado del TSJ sobre el fallo adoptado esta mañana:

“La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCyL ha ratificado las órdenes de la Junta de Castilla y León respecto a León, Palencia y San Andrés del Rabanedo encaminadas a contener la pandemia.

La Sala ha ratificado las medidas sanitarias adoptadas para el municipio de León dictadas en ejecución de la Orden del Ministerio de Sanidad de 30 de septiembre de 2020, adoptada previa reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud al amparo de lo previsto en el art. 65 de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, toda vez que:

– La declaración de actuaciones coordinadas aprobada por el Ministerio de Sanidad es de obligado cumplimiento por todas las partes incluidas.

– No consta que se haya suspendido la ejecutividad de dicha Orden.

– La Consejera de Sanidad ha adoptado las medidas en el ejercicio de sus competencias en el marco del Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 en la Comunidad de Castilla y León; Plan aprobado, entre otras normas, al amparo La Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de medidas especiales en materia de salud pública, establece en su artículo 1 que, al objeto de proteger la salud pública y prevenir su pérdida o deterioro, las autoridades sanitarias de las distintas Administraciones Públicas podrán, dentro del ámbito de sus competencias, adoptar las medidas previstas en la propia Ley, cuando así lo exijan razones sanitarias de urgencia o necesidad.

El Tribunal ha ratificado igualmente las medidas sanitarias de Palencia y San Andrés del Rabanedo porque, aunque no resultaba obligatoria su adopción en ejecución de la Orden Ministerial de 30 de septiembre de 2020 por razones de población, la situación epidemiológica y sanitaria respondía a los otros criterios tenidos en cuenta en la referida Orden y la Consejería de Sanidad en ejercicio de sus competencias y en el marco del Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 en la Comunidad de Castilla y León, al amparo La Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de medidas especiales en materia de salud pública, ha considerado procedente aplicar las medidas, lo que ha quedado justificado con el informe epidemiológico aportado”.