La tradicional misa en honor a San Juan, oficiada en la calle Ancha, ante la Capilla de la Victoria, celebrada esta mañana ha sido el único acto oficial de unas fiestas patronales de la capital leonesa, suspendidas por precaución con motivo de la crisis social derivada por el coronavirus y para evitar grandes aglomeraciones en las que sería imposible guardar la distancia de seguridad de metro y medio.

Este año, el recorrido desde el Consistorio de San Marcelo hasta la calle Ancha se ha llevado a cabo en silencio, ante la ausencia de la banda de música municipal, que tradicionalmente acompañaba el desfile entonando el himno a León. El uso obligatorio de las mascarillas ha sido otras de las características de este año, al igual que la distancia social, que las autoridades han debido guardar durante la ceremonia.

Confidencias de Diez y Silván antes de la misa de San Juan/ MC

La misa ha estado dedicada a la memoria y como homenaje a las más de seiscientas víctimas que el coronavirus ha causado en la provincia de León. Un pequeño grupo de personas ha acompañado al séquito oficial, presidido por el alcalde, José Antonio Diez, y por el líder de la oposición, ex alcalde y senador Antonio Silván. Han asistido autoridades militares y civiles, encabezadas por el subdelegado del gobierno, Faustino Sánchez y por el cronista de la ciudad. Máximo Cayón.

En los prolegómenos de la ceremonia y en la portada del Consistorio, Diez y Silván han compartido momentos de confidencias y de comentarios sobre imágenes de un teléfono móvil. Este relax entre los políticos leoneses ya es habitual en este tipo de actos, un auténtico tiempo muerto o descanso entre las habituales confrontaciones y discrepancias que suelen mantener en plenos y otros eventos. En este caso, hasta han compartido sonrisas ambos políticos. El milagro anual de San Juan.