Letrero de Unicaja en el centro de León

Unicaja  Banco ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio neto de 46 millones de euros –frente a los 63 del pasado año en el  mismo periodo- debido a las provisiones extraordinarias, por 25 millones de euros, para frenar los efectos financieros derivados de la crisis de la pandemia del coronavirus. Sin las provisiones, el beneficio sólo hubiera crecido un 0,2% con respecto al pasado año. La presentación de resultados ha coincidido con otro arranque rojo de la cotización de Unicaja en Bolsa, actualmente en mínimos.

En un extenso comunicado, el banco andaluz asegura que las principales claves de Unicaja Banco en el primer trimestre han sido la capacidad de generación de resultados manteniendo el liderazgo en sus mercados de origen (Andalucía y Castilla y León), el crecimiento de la actividad, el aumento del agregado del margen intereses e ingresos por comisiones, la continua disminución de los gastos de explotación, su calidad crediticia, con una significativa disminución de los activos no productivos, y la destacada posición de solvencia y liquidez.

Unicaja explica que está en disposición de hacer frente a los efectos derivados del coronavirus desde una posición de fortaleza financiera, resultado de su holgada posición de solvencia y liquidez, que permitirá seguir apoyando a particulares, autónomos, empresas e instituciones en el contexto actual de dificultad, y dar respuesta a sus necesidades.

La crisis económica ha obligado, por otra parte, a Unicaja a remodelar su plan estratégico, lo que reabre la incertidumbre en territorios como Castilla y León, muy castigados en años anteriores por el cierre de oficinas, despido y traslados forzosos de empleados. Precisamente en las últimas semanas han aumentado las protestas vecinales en el mundo rural de Castilla y León por la apertura parcial de sus oficinas, que ha dejado prácticamente sin servicio a numerosos vecinos, sobre todo a personas mayores.

A pesar de esta realidad, en el comunicado de Unicaja se afirma que Unicaja Banco está dando apoyo y respuesta a las necesidades de particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, adoptando medidas y soluciones flexibles, participando en las medidas del Gobierno, e impulsando diversos protocolos de actuación para garantizar el servicio y reforzar la protección y seguridad de clientes y empleados. Hasta el momento, la entidad ha recibido más de 8.000 solicitudes de autónomos y empresas de préstamos con aval ICO, por un importe aproximado de 600 millones de euros, y más de 9.000 de moratoria sobre préstamos hipotecarios y personales.