La pesca a la leonesa, en el Museo Etnográfico de Mansilla

Pieza del mes y conferencia del investigador Álvaro Pérez Aller, el sábado 29, a las 18:30h, con entrada libre

La Diputación de León y el Instituto Leonés de Cultura a través del Museo Etnográfico Provincial de León, en la Actividad “Pieza del mes”, ha programado para este mes de agosto una conferencia que lleva el título “Pesca a la leonesa con pluma de gallo del Curueño. Técnica ancestral en extinción”. En esta ocasión será Álvaro Pérez Aller, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte, quien hable sobre esta modalidad de pesca que utiliza la mosca realizada con plumas de gallos del Curueño, pieza que él mismo ha donado al museo y que formará parte de la colección del mismo.

ANCESTRAL TÉCNICA

Para el conferenciante, la pesca a la leonesa o mosca ahogada se ha utilizado en la zona de los ríos del Curueño y del Porma desde tiempos remotos, el documento más antiguo que se conoce referido al arte del montaje de moscas artificiales, el Manuscrito de Astorga, tiene un valor incalculable y data del año 1.624. En él se explica con detalle la fabricación artesana de estas moscas, así como la forma de pescar característica de León. Esta ancestral técnica de pesca tiene su origen en Grecia y los Balcanes donde ya se recogen escritos en el siglo III A.C. En ellos ya se menciona la pesca con mosquitos realizados en sedas de colores vibrantes y plumas de gallo. Diversas hipótesis llevan a los vikingos y a las rutas de peregrinación hacia Santiago de Compostela como los introductores de esta técnica de pesca y la fabricación de moscas en la provincia de León.

Los habitantes de las cuencas del Curueño y del Porma mejoraron la fabricación de la mosca con la pluma de gallo autóctono que solo se cría con las características necesarias en unos pocos pueblos de la zona, como La Cándana de Curueño o La Vecilla de Curueño. Varios factores se asocian a las características que presentan las plumas de esta raza de gallo, desde los minerales del suelo, condiciones meteorológicas, alimentación, condiciones climáticas, mutaciones dadas por una veta de uranio que recorre la montaña, etc.

En la última década debido a los cambios socioculturales, económicos y de gestión cinegética, las licencias de pesca otorgadas en estas cuencas han bajado a mínimos históricos. El conocimiento de la historia alrededor de la pesca a la leonesa y la pluma de gallo del Curueño ayudaría a la regeneración de la fauna de nuestros ríos y al crecimiento económico de la zona con una explotación responsable, siendo de nuevo fuente de riqueza, sustento y orgullo para los habitantes del lugar.