La robótica va a causar un gran impacto en la economía global. En España más de la mitad de las empresas apuestan por la automatización de procesos repetitivos, un área donde los robots y algoritmos superan con creces a los seres humanos. ¿Las personas se están quedando obsoletas?

La automatización de la industria es ya una realidad y está provocando un gran cambio en la economía. España ostenta el cuarto puesto en la Unión Europea y es la industria automovilística la que más confía en la mano de obra robótica.

No obstante, el negocio de la robótica se va a expandir en los próximos años, al menos eso es lo que dicen los especialistas. Las empresas a nivel mundial apuestan por los robots, tanto que en 2017 se compraron 381.000 unidades en todo el mundo.

Ante este crecimiento imparable, un 30 % entre 2017 y 2018, empiezan a surgir dudas sobre el futuro de los seres humanos y sus empleos.

Con la crisis todavía fresca en la memoria de la población, esta es una duda muy razonable y que seguramente cause sudores fríos en muchos. Sin embargo, en la actualidad los robots son utilizados para realizar tareas repetitivas, muy sencillas y para el análisis de datos.

Según los especialistas, habrá que esperar hasta los años 30 del siglo XXI para ver robots haciendo tareas manuales o que requieran de una respuesta rápida. En este escenario, peligrarán el 30 % de los empleos industriales, aunque es de esperar que se vayan creando nuevos trabajos según la robotización aumente.

La robótica avanza imparable en diferentes industrias y augura un futuro mecánico

. Los robots aún son torpes, realizan tareas simples y necesitan una cierta supervisión humana, pero en los años 30 del siglo XXI ya realizarán tareas manuales. Habrá que esperar a ver lo que depara la siguiente década.