El proyecto de transformación del centro de la ciudad para ganar espacios peatonales supondrá actuaciones en siete calles, destacando las obras en la avenida de Ordoño II y en el primer tramo de la calle Alcázar de Toledo, cuyo primer tramo pasará a ser de prioridad peatonal y plataforma única.

La actuación, elaborada por técnicos municipales, tiene un coste de licitación de 480.000 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de cinco meses. Así lo ha anunciado esta mañana el alcalde de León, José Antonio Diez, en una rueda de prensa que ha combinado la forma presencial con la telemática.

La adecuación del tráfico supondrá la eliminación del paso de autobuses por la avenida principal de la ciudad, como segundo paso de la semipeatonalización marcada el pasado mes de agosto y que supuso la eliminación del tráfico privado no residente de la zona.

Las obras – que se aprobarán en Junta de Gobierno este viernes – saldrán inmediatamente a licitación con el objetivo de poder empezar los trabajos lo antes posible y recuperar definitivamente esta área como vía de continuidad peatonal de la Calle Ancha y eje de actividad comercial, social y cultural de la ciudad.

El alcalde José Antonio Diez destacó que se trata de un proyecto que cobra más importancia ahora que nunca dada la necesidad de ganar espacios para la movilidad de las personas sin contactos, la actividad económica, cultural y de ocio. Además, cumple con el objetivo de modernizar León haciendo la ciudad más segura, accesible y sostenible.

Se trata de hacer de la avenida de Ordoño II el eje de modernización pero ésta no será la única medida de peatonalización del mandato porque la «recuperación de las ciudades para las personas es un estándar de modernidad y de comodidad» tal como ha apuntado el alcalde. En este sentido, Diez explicó que los técnicos municipales están trabajando en varias iniciativas de movilidad que se pondrán en marcha de forma inminente en varios barrios para recuperar espacios peatonales. Medidas que serán adaptadas ahora a las nuevas necesidades de distanciamiento social e itinerarios seguros.

ORDOÑO, EJE PRINCIPAL DE LA MODERNIZACIÓN, EL COMERCIO Y LA ACTIVIDAD CULTURAL DE LA CIUDAD

Con la reurbanización de Ordoño II se cumplen las premisas de mejora de la imagen de la ciudad, garantía de posibilidad de uso de la vía para eventos, recuperación de Ordoño II como eje comercial, mejora de la accesibilidad, seguridad y movilidad peatonal y reducción de la contaminación atmosférica y acústica. Además, como en otras áreas peatonales, se mejoran las posibilidades de desarrollo comercial facilitando el acceso a los establecimientos.

Uno de los tramos proyectados, la entrada de la Avenida Ordoño desde la Glorieta de Guzmán.

En el centro, el resumen de medidas fijadas por los técnicos supone en Ordoño II la actuación sobre las aceras para mejorar la accesibilidad y el uso, la reparación de los elementos de pavimento y arquetas deteriorados por el uso, la eliminación de los rebajes en pasos y cruces en el objetivo de adaptarlos a la nueva disposición del vial como plataforma única.

Además, se incorporan dos nuevas canaletas longitudinales de recogida de agua en las zonas de acumulación existentes en el acerado Norte, en la confluencia con Alcázar de Toledo y también en un tramo entre el Ayuntamiento y Santo Domingo.

Se desmontará la rigola existente para elevarla misma a la nueva disposición del vial como plataforma única. Una vez elevada la plataforma se procederá al pintado de la misma en un único color. Como actuaciones complementarias, se levantarán las rejillas, pozos de registro e imbornales existentes a la nueva disposición de la vía, disponiendo pendientes de evacuación desde el eje del vial a ambas márgenes.

Así quedará el nuevo Ordoño tras las obras.

Con el objetivo de mejorar el tránsito de vehículos privados a los garajes se modificará la regulación de las vías perpendiculares a la avenida de Ordoño II para evitar la necesidad de paso de la vía y facilitar la realización de actividades y eventos.

ACTUACIONES EN OTRAS CALLES

En Alcázar de Toledo, al igual que en Ordoño II, se mantiene el material utilizado en la actualidad en las zonas de acerado, procediendo a la demolición de los elementos interiores a las líneas de bombeo lateral existentes.

Se completarán aquellas zonas de bordillo inexistentes y se procederá a la reparación de elementos dañados o deteriorados. Se reordenarán algunos elementos existentes de mobiliario urbano y se incorporarán nuevos bancos.

Se mejorará la canalización de aguas pluviales, sobre la zona de calzada y aparcamiento existente se dispondrá un nuevo aglomerado asfáltico, se levantarán las arquetas, pozos de registro e imbornales existentes a la nueva disposición de la vía, disponiendo pendientes de evacuación desde el eje del vial a ambas márgenes, tal y como se señala en los planos de secciones correspondientes. 

En la Calle El Carmen se ejecutará un rebaje en la acera de la C/ San Agustín que favorezca la entrada y salida de residentes a través de la C/ el Carmen.

En la Calle Alfonso V se ejecutará un pequeño tramo de aglomerado asfáltico desde su confluencia con la C/ Ordoño II que sirva de rampa de conexión entre la rasante de ambas calles. Se prestará especial atención a las estrategias de señalización del tráfico en esta vía antes de acceder al área de prioridad peatonal (Ordoño II).

En la Calle Gil y Carrasco se ejecutará también un pequeño tramo de aglomerado asfáltico desde su confluencia con la C/ Ordoño II, a modo de rampa de transición entre la rasante de ambas calles (Ordoño II – Gil y Carrasco)

En Santo Domingo se ejecutarán los encuentros entre la calzada de Ordoño II y la Plaza de Santo Domingo. Se procederá al repintado del paso de cebra en la calle Indepencia a fin de adaptarse a la nueva dimensión del mismo para facilitar el máximo espacio de cruce y facilitar los itinerario peatonales.

En Guzmán el  Bueno se ejecutarán los encuentros entre la calzada de Ordoño II y la Plaza de Guzmán el Bueno. Se diferenciará el acceso al Parking subterráneo. Se mejorará el acceso y salida de bicicletas y VMP (vehículos no restringidos en Ordoño II) desde la Avenida Roma y hacia la plaza de Guzmán el Bueno, estableciendo una zona de espera de bicicletas.

Preguntado por los periodistas acerca de si va a apoyarse al comercio de la zona, que ha sufrido ya los efectos de 8 meses de obras y ahora ve como, a los efectos del confinamiento se suman 5 meses de obras más, el alcalde no ha descartado valorar alternativas o concesiones para apoyar a los comerciantes afectados.