Alumnos de la Universidad de la Experiencia

La Universidad de la Experiencia de León, Astorga y Ponferrada aplaza hasta enero el inicio de sus clases, según ha comunicado el Vicerrectorado de Relaciones Institucionales y con la Sociedad de la Universidad de León (ULE). El acuerdo ha sido adoptado por acuerdo de la Comisión Permanente de Directores del Programa Interuniversitario de la Experiencia (PIEx) de Castilla y León y la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

La justificación tiene que ver con la situación actual de rebrote de la COVID-19 y los malos augurios para los meses finales del año, que siguen alterando profundamente nuestras vidas y provocando que haya que cambiar planes ya establecidos.

En un comunicado que se ha hecho llegar a los alumnos se apunta que el curso está organizado y se podrá impartir en su totalidad de enero a mayo/junio de 2021. “Como se informó en la documentación de la matrícula, -se explica-, la oferta excepcional para este complicado curso es de 60 horas para los alumnos de 1º, 2º y 3º y 30 horas para los alumnos diplomados. Por otro lado, ahora ya contamos con datos reales de matrícula, datos que nos permiten organizar las clases sin desdoblarlas (que era uno de los escenarios que contemplábamos)”.

Desde la organización del PIEx se comenta que la esencia del programa se articula en torno a los beneficios sociales de la presencialidad, y por esa razón “seguiremos trabajando para reencontrarnos en enero con una presencialidad segura. No obstante, si la evolución de la pandemia siguiese desaconsejando una enseñanza presencial optaremos por impartir las clases de forma online”. El comunicado concluye deseando “mucha salud y mucho ánimo” a los alumnos y sus familias, al tiempo que se agradece la comprensión ante esta medida, que afecta a los programas de todas las universidades de Castilla y León.

Hay que recordar que los alumnos que participan en esta iniciativa formativa constituyen un colectivo de personas mayores de 55 años, lo que les hace especialmente vulnerables ante la crisis sanitaria actual, y ya vieron cortada su formación durante el curso pasado y suspendidas algunas de las actividades que realizan, como jornadas de convivencia, excursiones y el acto de graduación.