La ciudad de León ha creado durante el pasado mes de agosto unas 6.500 nuevas luminarias, pudiendo llegar hasta 20.000 en un futuro próximo.

Existen algunos barrios en los que esta nueva iluminación ya se ha instalado, como son La LastraEras de Renueva. También se están sustituyendo hasta 600 anclajes de los puntos de luz ubicados en el casco antiguo de la ciudad.

Si bien en un primer momento el objetivo inicial era poner fin al mes de agosto con la correspondiente instalación de 6.500 nuevas luminarias, actualmente se está procediendo a continuar la instalación del resto, hasta llegar a la cifra de 20.000, que se calcula que concluya a finales del mes de noviembre.

La inversión necesaria

, impulsada desde el ayuntamiento de León, oscila alrededor de los 21 millones de euros. El proyecto, con una vigencia de 10 años, será llevado a cabo por la empresa OHL servicios y también se incluye la sustitución de unos 210 cuadros eléctricos.

La propia empresa instalará también un sistema de control de la iluminación que estará en funcionamiento durante los primeros meses para comprobar que todo funciona a la perfección.

¿Por qué esto es importante? La razón principal son sus 

efectos positivos sobre el medio ambiente

. La implicación directa de la instalación de este alumbrado en León sobre el medio ambiente es muy elevada ya que se calcula una reducción de aproximadamente 4.500 toneladas al año de CO2 por el descenso del consumo de energía. Todo ello con una mejora de la iluminación, sobre todo en la zona del casco antiguo. El ahorro mensual de este tipo de alumbrado llegará incluso a los 173.000 euros al mes.

Y no sólo se ahorra energía y dinero: los postes de luz led producen una luz blanca direccional en vez del brillo amarillo de las lámparas de sodio tradicionales, lo que no sólo puede ser más atractivo estéticamente, sino que ayuda a reducir la polución lumínica en el cielo y en los hogares.

Todo un ejemplo que merece la pena aplicar en nuestros hogares, ya que usamos alrededor del 20% de nuestro consumo de electricidad en la iluminación de los mismos. Teniendo en cuenta que una bombilla incandescente de 60W puede reemplazarse por una lámpara fluorescente compacta (LFC) de 12W o una luz led de 10W, un pequeños cambio puede significar un gran ahorro.

Y no sólo eso. Además de ahorros en las cuentas de electricidad, los LEDs duran más y a diferencia de las LFC, no contienen mercurio tóxico.