José Antonio Diez, alcalde de León

Satisfacción y agradecimiento. Estas dos líneas han sido el eje de la rueda de prensa que el alcalde de León, José Antonio Diez, ha ofrecido esta mañana para valorar el acuerdo del Gobierno central de proponer a León como sede del futuro Centro de Ciberseguridad de Europa. Eso sí, León deberá competir, y fuerte, con otras ciudades de Portugal, Francia, Rumanía y Letonia, según ha desvelado el alcalde.

Diez ha mostrado su agradecimiento como alcalde al Gobierno de la nación por su decisión y, en segundo lugar, al ex presidente, el leonés Rodríguez Zapatero, bajo cuyo mandato se instaló en León el INTECO, luego convertido en el INCIBE. La ubicación del INCIBE en León ha sido fundamental para articular esta candidatura. Y el alcalde ha agradecido, asimismo a la directora del INCIBE, Rosa Diez, y a su antecesor, Alberto Hernández, el trabajo realizado para articular esta candidatura.

CENTRO NACIONAL DE CIBERSEGURIDAD

En cualquier caso, el alcalde ha destacado que triunfe o no León con su candidatura, la capital leonesa es ya el centro coordinador nacional de ciberseguridad, que dependerá en un futuro del centro europeo.

Este proyecto es en sí «ya una magnífica noticia para León”, que “coloca en el mapa de la tecnología europea a León” y que fortalece la imagen de León como ciudad moderna, europea, estratégicamente ubicada, con recursos culturales y con fortaleces competitivas como el precio de la vivienda o el bilingüismo.

En caso de que la candidatura de León prospere, la primera consecuencia será la ampliación del INCIBE y la realización del segundo edificio de las instalaciones, que aunque proyectado nunca se llegó a construir. Asimismo, el alcalde ha destacado que sería un gran impulso para sectores claves como la investigación tecnológica y el emprendimiento, la creación de empleo de calidad y con la consiguiente gestión de ayudas y de fondos europeos. “Es en definitiva, una apuesta por el futuro de León”, ha añadido el alcalde.

Diez ha asegurado que se enteró ayer de esta noticia por una llamada telefónica de la vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño y que ahora hay que armarse de paciencia, porque “ya se sabe que las decisiones europeas son lentas”.