León ha inaugurado esta mañana el impresionante edificio que acogerá su Museo de la Semana Santa, tras la impresionante obra de remodelación del arquitecto Félix Compadre que también ha estado presente en el acto.

El obispo de León, Julián López, uno de los grandes impulsores del proyecto, ha sido el encargado de inaugurar un Museo – cuya musealización propiamente dicha está aún pendiente tras el retraso de los trabajos debido a la crisis del coronavirus – después de cuatro años de obras y una inversión que ha superado los 8 millones de euros y en la que han colaborado Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de León y Diputación de León.

Vista del interior del edificio.

Una inversión de ocho millones de euros a la que la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, aportó 2,3 millones de euros, el Ayuntamiento de León 500.000 euros y la Diputación provincial 200.000 euros.

De hecho, esta mañana han estado representados profesionales e instituciones de todos los principales actores e impulsores en el proyecto y puesta en marcha de este museo. Así, han acompañado al Obispo de León, Julián Lopez y al arquitecto, Felix Compadre; el alcalde de León, José Antonio Diez; el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán; y la Directora General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Junta de Castilla y León, María Pardo en representación del leonés Juan Carlos Suárez Quiñones, Consejero de Fomento y Medio Ambiente, que visitó las obras hace tan sólo unos días – el pasado sábado – sabiendo ya que hoy era obligada su asistencia en el debate sobre el estado de la región.

Entrada del Museo.

Diez ha puesto en valor la Semana Santa de León «una de las mejores del mundo por su historia, singularidad y sentimiento» reconociendo que ahora es el turno «de dar contenido» al impresionante edificio, para lo que ha mostrado la mano tendida y el compromiso del consistorio.

En la misma línea, Morán, que ha destacado además la apuesta de la institución provincial por «incorporar tallas y pasos de toda la provincia» y que «se muestre la riqueza y variedad de la Semana Santa de las diferentes poblaciones».

A su vez, Pardo, ha destacado cómo las fuerzas políticas de todas las instituciones, tanto provinciales como regionales, han impulsado de forma unánime este prometedor proyecto, poniendo de relieve que la unión es posible.

Por su parte, el obispo de León, Julián López – que ha recibido un inesperado homenaje por parte de la Junta Mayor de Cofradías de la capital leonesa, cuyo presidente Manuel Ángel Fernández, le ha hecho entrega del ‘Papón de plata’ en reconocimiento a su entrega, su compromiso y su apoyo a la Semana Santa leonesa – se ha referido al espacio como “un icono de una realidad de lo que supone una semana del año, la de la Semana Santa, que ahora se podrá contemplar todo el año” y “proyectará sobre todos los visitantes el espíritu, el modo de ser y la vida de los leoneses en Semana Santa” y se convertirá “en un retrato y un espejo en el que todos los leoneses se vean y se reconozcan”.

Momento en que el Obispo de León ha recibido el Papón de Oro de manos de Manuel Ángel Fernández, presidente de la Junta Mayor de Cofradías.

El presidente de la Fundación Museo Diocesano y de Semana Santa, Pedro Puente, contó que durante las obras se han descubierto y limpiado unos 500.000 ladrillos, que ahora la Junta Mayor de la Semana Santa pondrá en venta al precio de cinco euros, de modo que el nombre de las personas que los adquieran quedará reflejado en un libro de visitas, “para que la historia pueda contemplar los leoneses que han contribuido a esta bonita obra”.

Placa conmemorativa del acto.