Buenas noticias para el turismo en Castilla y León, sobre todo en el ámbito rural. Y es que este sector, que da empleo a alrededor de 5.000 personas, se consolida en una comunidad en la que la provincia de León, que se sitúa en el ‘top’ de provincias españolas con más pernoctaciones (Top 5 con 23.023 en mayo y Top 10 con 20.031 en junio) según los datos de la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos Extrahoteleros (EOAT) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), es la punta de lanza. Según la Junta de Castilla y León «el incremento de las pernoctaciones especialmente positivo ya que es un factor que incrementa el gasto turístico, y con ello la rentabilidad del sector».

Factores como la mejora en las comunicaciones y la oferta turística, además de la riqueza de su oferta gastronómica (que ya puso de relieve la capitalidad de León en este aspecto el pasado año) han hecho que un año más, Castilla y León cerrase el ejercicio como líder en turismo rural con 76.141 viajeros (lo que supone el 20,7% del total nacional), registrando un incremento del 14,5% con respecto al año pasado. Esto supone duplicar el crecimiento del sector a nivel nacional de acuerdo a los datos del último informe sobre turismo rural que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística.

Los establecimientos hoteleros de Castilla y León registraron 487.455 viajeros en el primer semestre (un 10,3% más que el año pasado), mientras queel número de pernoctaciones aumentó un 9,6%.

En cuanto al grado de ocupación, Castilla y León estableció este año cifras ligeramente inferiores a la media nacional (14,68% CyL vs 15,86% Total España), aunque cabe reseñar que si tenemos sólo en cuenta las cifras de visitantes de viernes a domingo, sí que se se supera en varios puntos la media nacional (28,53%). Es un hecho: la comunidad es uno de los destinos preferidos para las escapadas de fin de semana aunque es también notable que posee una de las estancias medias más bajas (1,92 CyL días vs 2,32 Total España).

Todo ello teniendo en cuenta que, en paralelo a esa mejora en la ocupación, se incrementó notablemente la oferta turística, concretamente un 18,66% durante el último año. En total se ofertaron 32.162 plazas, de las cuales Ávila dispuso del mayor número, con 6.222 plazas; seguido de Salamanca, con 4.268 y de Burgos, con 4.066. La ocupación media más alta, sin embargo, se registró una vez más en León, con un 19,1%; seguido de Segovia, con un 17,1% y de Burgos, con 17%.

A día de hoy y a la espera de las reservas de última hora de los más rezagados, la ocupación en alojamientos rurales en Castilla y León, ronda el 37%, según datos de EscapadaRural.com, portal líder del sector rural.

A nivel nacional, la cifra para el mes de agosto está en el 46%, cuatro puntos porcentuales superior a las cifras de 2018 lo que apunta a que cada vez más turistas escogen establecimientos rurales para disfrutar de sus vacaciones, lo que supone cambio estructural en el posicionamiento turístico de España, tradicionalmente liderado por el turismo de sol y playa.