Una vez más, los datos corroboran que León pierde fuerza y potencial económico, demostrando que es cierto que es necesaria una reacción rápida y contundente que apueste por el desarrollo de la provincia antes que sea tarde.

Y es que el Observatorio de Economía Digital de Castilla y León presentado ayer por el Colegio de Economistas de Valladolid (Ecova) arroja un resultado que vuelve a colocar a León por detrás de Valladolid y Burgos en un sector que lleva años siendo – junto a la industria bioquímica – una de las grandes apuestas de la provincia, el tecnológico.

Y es que parece que a pesar de contar con el Incibe y la AEI (Agrupación Empresarial Innovadora  en Ciberseguridad y Tecnologías Avanzadas), un Parque Tecnológico especializado y el apoyo que prestan entidades educativas como la Universidad y los centros de FP, León no consigue consolidar iniciativas tecnológicas que lideren la generación de empleo y la creación de riqueza a través de la innovación tecnológica en la Comunidad. Al igual que ocurre en otros sectores y en el conjunto del ámbito económico, el eje Valladolid-Burgos sigue ganando fuerza en este sector empresarial e industrial.

El informe del Ecova analiza la distribución de las empresas TIC más importantes de Castilla y León, utilizando el ránking de las 5.000 mayores empresas de la autonomía. «Valladolid acapara casi la mitad de las empresas tecnológicas más importantes, un 48%; seguida ya de lejos por Burgos, León y Salamanca, con el 14,5%, 12.5% y 10,5%» respectivamente. Es decir, entre las tres provincias suman un 37%. Segovia, Palencia, Zamora y Soria apenas suman una pequeña parte del tejido empresarial tecnológico.

Contabilizadas en número, Valladolid cuenta con 23 de las grandes empresas tecnológicas autonómicas, seguida de Burgos con 7, León con 6, Salamanca con 5, Segovia con 3, Palencia con 2 y una en zamora y otra en Soria.

A la hora de analizar la facturación, la concentración del polo tecnológico más potente es aún más evidente. Valladolid acapara casi el 53% del volumen de ventas de las empresas tecnológicas más importantes, y Burgos aporta otro 30%. Entre las dos, el 83% del total. León genera menos del 10% de la facturación del sector autonómico (un 9,96%), y Salamanca otro 4,12%.

EL SECTOR, MUY DEPENDIENTE DE LA INVERSIÓN PÚBLICA, EXPERIMENTÓ UNA CAÍDA PREOCUPANTE EN 2019

La inversión en TIC (Empresas de Tecnología y Comunicación) en Castilla y León cayó a la mitad – hasta 38 millones – en 2019.

Si se analizan los resultados de 2019, es la Junta de Castilla y León quien realiza la mayor inversión (17,5 millones que suponen el 68,5% del total) seguida por las entidades locales (5,5 millones que suponen el 21,7%) y las universidades (2,5 millones que suponen el 9,8 %).

Por sectores, sanidad es la que realiza la mayor inversión (casi 11 millones que suponen un 42%) seguida por ayuntamientos y diputaciones provinciales (4 millones que suponen un 16%) y de nuevo cierra el listado la educación (3,1 millones que suponen un 12,1%). Entre los tres sectores alcanzan una inversión de 18 millones, es decir, cubren aproximadamente el 70% de la inversión total en el sector.